Aragón

tribunales

Aplazan el juicio a un maltratador para valorar su alta peligrosidad

El forense quiere hacer un nuevo informe antes de que lo juzguen por amenazar a su exmujer, a la que ya intentó matar en Ejea de los Caballeros

El juicio se iba a celebrar en la Ciudad de la Justicia.
Heraldo de Aragón

José Luis S. G. debería haber sido juzgado ese martes por un delito de violencia de género y otro de daños que presuntamente cometió contra su exmujer el 19 de septiembre de 2018, apenas unos días después de haber cumplido una condena de dos años y nueve meses de prisión por haberla acuchillado en marzo de 2013 en su domicilio de Ejea de los Caballeros. Sin embargo, tras ser examinado por el médico forense que debía ratificar un informe hecho por otro colega que circunstancialmente está de baja, alertó a la juez de la peligrosidad del sujeto y de la necesidad de elaborar uno nuevo.

José Luis S. G., de 60 años, intentó matar a su mujer en septiembre de 2013 con un cuchillo de carnicería (ambos son carniceros) de 20 centímetros de hoja. La instintiva reacción de la víctima, que agarró el arma por el filo antes de que se lo clavara, y la llegada en ese momento del hijo del matrimonio y de un amigo que oyó sus gritos y rompió el pestillo de la puerta, evitaron que cumpliera su amenaza de acabar con su vida. No obstante, la mujer sufrió graves cortes en los tendones de tres dedos y le han quedado secuelas en la mano izquierda (es zurda).

La Fiscalía y la acusación particular pidieron cuatro años y medio de prisión, pero el juez de lo Penal número 9 de Zaragoza, aplicando la atenuante analógica de enfermedad mental (tiene diagnosticado un trastorno bipolar inespecífico) relacionada con intoxicación etílica, como pidió la defensa, condenó a José Luis S. G. a dos años y nueve meses de cárcel por lesiones graves causadas con un instrumento peligroso. También le prohibió acercarse a menos de 100 metros de Isabel durante cuatro años.

En septiembre de 2018, muy pocos días después de haber terminado de cumplir la medida de alejamiento, el hombre se presentó en el domicilio de su exmujer y comenzó a llamar al timbre del portal y a gritar desde la calle insultos como: "hija de puta, ábreme la puerta que te voy a matar". Cuando logró acceder al portal -que dejó manchado de sangre, igual que el portero automático-, llegó al rellano del domicilio y comenzó a golpear la puerta hasta que la derribó y se encontró cara a cara con la víctima, que estaba aterrorizada. Dentro la zarandeó, le causó lesiones en el brazo y los vecinos acudieron en su ayuda.

Por estos hechos iba a ser juzgado este martes pero la vista (que la juez ordenó que se celebrara a puerta cerrada y a la que había acudido desde Ejea un nutrido grupo de familiares y amigos para arropar a la víctima) se aplazó hasta el próximo mes de marzo. La fiscal del caso pide para el acusado un año de cárcel, multa y alejamiento. Por su parte, la abogada de la víctima, María Guiu Castillo, solicita una pena similar y planteará a la juez que condene a José Luis S. G. a vivir en otro pueblo, puesto que ahora tiene su residencia a 300 metros de la de su exmujer, a un minuto en coche. Esto supone que nada más que salga de la cárcel, en la que se encuentra de forma preventiva desde que fue detenido en septiembre, hay un alto riesgo de que se la encuentre y que cumpla sus amenazas de matarla, como ya ha anunciado. Además, dada la pena que se le pide por las amenazas y los daños (un año de prisión), en el caso de ser condenado ya tendría cumplida la mitad y pronto podría salir con permisos. 

 

Etiquetas
Comentarios