Despliega el menú
Zaragoza

El barrio Jesús estrena dos solares rehabilitados

Una de las parcelas se ha reconvertido en parque infantil y la otra, en un aparcamiento. Desde hace unos años, la presencia en el barrio de solares vacíos y en mal estado es una de las principales preocupaciones de la asociación de vecinos, que trabaja para tratar de dar a estos espacios una nueva vida.

Nueva zona infantil y deportiva en la calle Jesús
Nueva zona infantil y deportiva en la calle Jesús
AVV Barrio Jesús

El barrio Jesús cuenta desde hace unos días con dos nuevos espacios rehabilitados de los que podrán beneficiarse todos sus vecinos: una zona infantil y deportiva en la calle Jesús y un aparcamiento en una parcela de la calle Muel. Dos solares en cuya adecuación el Ayuntamiento de Zaragoza ha invertido más de 107.000 euros y que han sido muy bien recibidos por la Asociación de Vecinos del barrio Jesús, que desde hace años libra una intensa batalla contra los solares vacíos de la zona.

“Estamos aplaudiendo con las orejas”, reconoce Raúl Gascón, presidente del colectivo vecinal. “Que recuperemos dos nuevos solares es mucho, y más si los ganamos para usos vecinales, que es el fin último que perseguimos”, explica. Las dos intervenciones, finalizadas hace escasamente dos semanas, se han centrado en la conversión de un solar en un parque infantil en la propia calle Jesús y en la limpieza y adecuación de otra parcela en la calle Muel para su uso como aparcamiento para los residentes del entorno.

En el espacio de la calle Jesús, de titularidad municipal, se ha instalado un gimnasio al aire libre y una zona de juegos para niños, varios de ellos dirigidos a niños con problemas de movilidad. “Uno de los condicionantes que pusimos era que el espacio contara con juegos adaptados. No hay tantos como nos gustaría, pero algo es algo”, reconoce Gascón, que asegura que, hasta el momento, los niños no disponían en esa zona de ningún recinto en el que poder jugar libremente. El solar también ha sido vallado y se han colocado cuatro bancos y una mesa de pimpón. Según informa el consistorio en su página web, el presupuesto de la obra ha sido de 41.857,97 euros, a los que hay que sumar el coste de la explanación ejecutada en 2017, que  fue de 27.202,01. Por tanto, el coste total de esta intervención ha sido de 69.059,98 euros.

“Hay gente a la que estas actuaciones les han gustado y gente a la que no”, apunta Gascón con respecto a la acogida por parte de los vecinos. El presidente de la entidad vecinal asegura que mantuvieron contactos con Urbanismo para ver qué se podía hacer en estos espacios, ya que “el presupuesto no era ilimitado” y había que partir de intervenciones sencillas. De hecho, aunque el solar situado entre las calles Muel y la avenida Puente del Pilar se ha reconvertido en aparcamiento, la asociación tenía otros proyectos más ambiciosos para él. “Ahí queríamos hacer una zona verde”, explica.

Finalmente, los fondos disponibles solo han dado para crear 21 nuevas plazas de aparcamiento, una pequeña zona de esparcimiento con jardineras y bancos y el ensanchamiento de las aceras. Todo ello ha tenido un coste de 38.704,27 euros. Estos trabajos servirán para paliar ligeramente otro de los grandes problemas del barrio: la falta de plazas para aparcar. “La gente cada vez tiene más vehículos y no hay muchos garajes por la zona”, apunta Gascón.

Estas dos actuaciones suponen importantes avances en la lucha de la asociación contra los solares vacíos, aunque advierten que todavía queda mucho trabajo por hacer. “Quedan muchísimos solares, pero seguiremos trabajando para adaptarlos y convertirlos en equipamientos”, asegura Gascón, que cree que en el barrio no se ha invertido lo suficiente “desde hace muchos años”.

Crece la necesidad de un equipamiento deportivo y un nuevo centro de salud

La parcela situada entre las calles Marqués de la Cadena y Aguarón es una de las más significativas para los vecinos del barrio. Desde hace décadas, los residentes sugieren que sea ese el lugar en el que se levanten unas instalaciones deportivas, ya que carecen de equipamientos de este tipo. No obstante, la ausencia de presupuestos para este año dificulta enormemente la puesta en marcha del proyecto. “Al haber una prórroga de los presupuestos entendemos que es un año perdido”, lamenta Gascón. “Cuando se empezó a urbanizar en los 90, este solar se reservó para uso deportivo, pensando que cuando esta zona se desarrollara tendría que haber un equipamiento así. Es muy necesario”, explica.

Una necesidad que, según Gascón, se hará todavía más patente con la llegada de los primeros vecinos a la nueva zona del barrio. Está previsto que las cerca de 900 viviendas que se levantan junto al puente de la Unión comiencen a entregarse en mayo, por lo que la asociación aprovecha para volver a reivindicar la construcción de un ambulatorio. “Toda la población que llegue tendría que ir al nuevo centro de salud, porque el de La Jota está saturado”, concluye.

Etiquetas
Comentarios