Despliega el menú
Zaragoza

Pinilla: "La política fue siempre mi vocación y no me dediqué a ella para forrarme"

A la conclusión ayer del juicio de La Muela, la exalcaldesa y principal encausada María Victoria Pinilla hizo uso de su derecho a la última palabra para insistir en que dedicó todo su tiempo "a buscar el crecimiento y la mejora del pueblo".

La exalcaldesa de La Muela María Victoria Pinilla, en la Audiencia de Zaragoza.
La exalcaldesa de La Muela María Victoria Pinilla, en la Audiencia de Zaragoza.
José Miguel Marco

Como se preveía, a la conclusión del juicio, María Victoria Pinilla hizo ayer uso de su derecho a la última palabra para dirigirse al tribunal y poner voz a algunos de sus pensamientos. "Quiero agradecer el exquisito trato y amabilidad dispensado por este tribunal a cuantos hemos comparecido en esta ingrata condición de acusados", comenzó diciendo la exalcaldesa de La Muela, quien también dio las gracias a su abogado de oficio, Santiago Palazón, por las "montañas de horas" que ha dedicado a su defensa.

"Espero que habiendo tenido ahora la oportunidad de declarar, que en su día se me negó, haya contribuido a aclarar que, con errores y con aciertos, siempre he dedicado mis esfuerzos y prácticamente todo mi tiempo a buscar el crecimiento y la mejora de mi pueblo", manifestó Pinilla. "Mi preocupación fue siempre que las cosas se hiciesen bien y, desde luego, legalmente", añadió,

La exalcaldesa de La Muela volvió a lamentar que este caso terminara salpicando a sus hijos. "Que es lo que más me apena –dijo–, porque ningún cargo ni participación tenían en la vida pública de La Muela". Y aún nadie ha podido contestarme por qué ordenaron pinchar sus teléfonos desde el minuto uno".

María Victoria Pinilla negó que tras su acceso a la alcaldía hubiera un interés espurio. "La política fue mi vocación. Y la política es para mí servir. No me dediqué a ella para ejercer corruptelas ni para forrarme. Lo cierto es que, mucho antes de acceder a la alcaldía, ya llevábamos todos en mi familia años trabajando, explotando tierras, ganadería, percibiendo ingresos por alquileres…"

La exregidora no negó haberse beneficiado del bum urbanístico que experimentó su pueblo, "pero como todos los vecinos o la mayoría". "Tuvimos la ocasión de vender terrenos, de arrendarlos para la instalación de aerogeneradores y de tener unos ingresos más que suficientes para poder hacer viajes o comprar una casita en la playa", explicó Por último, Pinilla lamentó el haberse visto obligada a pasar "9 años, 11 meses, 3 días y 10 horas" bajo la sombra de la sospecha.

Etiquetas
Comentarios