Despliega el menú
Zaragoza

Los hosteleros critican la "ordenanza mordaza" y aseguran que "el botellón es la causa del ruido"

"El Ayuntamiento permite a menos de 50 metros de sus puertas un macro botellón todos los fines de semana", indican en una nota de prensa.

Imagen del botellón en las escaleras del Náutico difundida por APEHA.
Los hosteleros critican la "ordenanza mordaza" y aseguran que "el botellón es la causa del ruido"

La Asociación Plataforma de Empresarios Hosteleros de Aragón (APEHA) ha lamentado que la desaparición de la UAPO supone menor presencia policial en la calle y reitera que se opondrá frontalmente a la “Ordenanza Mordaza”, a la que han presentado ya decenas de alegaciones, que no se han tenido en cuenta.

APEHA denuncia que “el botellón es la auténtica causa de ruido, molestias e inseguridad, y no los establecimientos de hostelería, que pasan escrupulosamente todos los exigentes controles de las administraciones”.

Crítica a la disolución de la UAPO

En este sentido, lamentan que “la desaparición de la UAPO supone menor presencia policial en la calle, y por tanto mayor conflictividad y problemas de seguridad ciudadana”. Para APEHA, “el Ayuntamiento de Zaragoza quiere quitar su propia responsabilidad para cargarla en pequeños empresarios y trabajadores que se pretender convertir en policía”. “Estamos ante un problema de seguridad ciudadana en la calle, que nada tiene que ver con nuestros establecimientos”, advierten.

“La disolución de la UAPO deja esta ciudad desprotegida ante los vecinos, reduciendo drásticamente la respuesta de nuestra Policía Local ante las quejas de los vecinos y con menor seguridad ciudadana”, insiste APEHA, que aboga por una ordenanza cívica, que prohiba el botellón, las conductas inapropiadas y sobre todo proteja a los menores.

Botellon

APEHA reprocha que “se pide que seamos responsables de lo que hacen nuestros clientes, mientras que el Ayuntamiento permite a menos de 50 metros de sus puertas un macro botellón todos los fines de semana, para el cual ni pone medios para la basura, ni conciencia a los menores del consumo del alcohol o ni hay ningún tipo de norma cívica”. “El Ayuntamiento permite los botellones pero luego nos hace responsables del ruido que la gente produzca o realice en las puertas de nuestros locales -continúan-, es fácil ver la paja en ojo ajeno cuando las sanciones nunca llegan a uno mismo”.

Alegaciones ya presentadas

APEHA ha reiterado su total oposición a la que han calificado “Ordenanza Mordaza” que ha aprobado el Gobierno de Zaragoza sobre la contaminación acústica, y ha anunciado un “rechazo frontal por todas las vías, tanto administrativas como jurídicas, si llega el caso”. APHEA recuerda a la concejal Teresa Artigas que “las asociaciones hosteleras presentaron ya el día 26 de diciembre 2018 decenas de alegaciones y el Ayuntamiento de Zaragoza solo admitió dos”. Además, “en el Consejo Sectorial de Medio Ambiente ya se le hizo partícipe del desagrado del sector”.

Mil millones de inversión

En esa reunión, “se nos reconoció que los 4.500 bares de la ciudad se quedaban obsoletos, pero que les ayudaría a adecuarse, sin concretar cómo”. Esta adecuación supondría una inversión total de 1000 millones de euros que el sector no puede afrontar, apunta la APEHA, que señala que la mera ejecución de las obras de la ordenanza generaría 100.000 toneladas de residuos, con su problema de gestión para la sostenibilidad, y casi 10.000 empleos que podrían perderse.

La asociación lamenta que la ordenanza “no se haya trabajado en colaboración con todo el sector, de vital importancia para la ciudad de Zaragoza: el Ayuntamiento se ha limitado a un periodo de información pública, muy alejado de la necesaria participación, escucha, diálogo y consenso con todos los sectores de población a los que atañe la compleja cuestión del ruido”.

Para APEHA, “el Ayuntamiento de Zaragoza deriva toda su responsabilidad, que quiere hacer recaer en empresarios, propietarios y usuarios: se sacude una cuestión de encima para que todos salvo ellos seamos los paganos”, critican. “Todos estamos afectados: desde quienes organizan eventos puntuales en la calle hasta quienes tenemos veladores, y a todos nos afecta por igual, porque todos somos usuarios”, recuerdan.

Los hosteleros recuerdan que “una ordenanza tiene que ser clara y concisa”. “Nuestro sector necesita seguridad jurídica, no trabas, ni abusos, ni limbos por parte de la administración”, recalca APEHA, que reprocha que Artigas diga “no se actuará contra aquellos bares que no generen problemas, cuando la ordenanza será lógicamente una única, que nos obligará a todos por igual, de lo contrario sería entrar en una normativa a la carta, claramente ilegal”. APEHA solicita por todo ello a Artigas una reunión para sacar esta norma adelante entre todos y poder seguir trabajando para nuestros ciudadanos

Etiquetas
Comentarios