Despliega el menú
Zaragoza

El riesgo de desplome obliga a reforzar 829 lamas de 300 kg de la Ciudad de la Justicia de Zaragoza

La alerta saltó en septiembre, cuando la caída de una de las enormes piezas de metal destapó un fallo de anclaje. Los técnicos hallaron numerosos tornillos rotos.

Los operarios trabajan esta semana en el edificio Fueros de Aragón de la Ciudad de la Justicia, donde quedan muy pocas lamas por reforzar.
Los operarios trabajan esta semana en el edificio Fueros de Aragón de la Ciudad de la Justicia, donde quedan muy pocas lamas por reforzar.
Guillermo Mestre

El desplome de una de las enormes lamas metálicas colocadas en las fachadas de la Ciudad de la Justicia de Zaragoza disparó el pasado mes de septiembre todas las alarmas, ya que al examinar la instalación se comprobó que no era un problema puntual, sino un fallo de anclaje que comprometía la seguridad de las 829 piezas de 300 kilos que rodean unos inmuebles por los que pasan a diario miles de personas. Por fortuna, la caída de esta lama se produjo en la parte trasera del edificio Vidal de Canellas ­­–reservado a los juzgados de lo civil y menos transitado– y cuando todavía no se habían abierto las puertas al público. Pero aquel grave imprevisto obligó a impulsar un plan de emergencia que ahora se está ejecutando en la Expo.

"Nos llevamos un gran susto, porque hablamos de lamas muy pesadas que pueden provocar daños gravísimos, tanto si caen hacia dentro de los edificios como hacia la calle. Sobre todo, si las que se desploman son las de la parte superior de la fachada, instaladas a varios metros de altura", explica Ángel García, arquitecto responsable del mantenimiento de las sedes judiciales del Gobierno aragonés.

Según este, la sorpresa se produjo cuando al examinar de urgencia estos pesados parasoles de hierro se localizaron multitud de tornillos rotos en el suelo. "Nos dimos cuenta enseguida de que eran los tornillos que sujetaban los anclajes de las laminas, por lo que empezamos a comprobarlas todas una a una".

El problema de sujeción, sumado a la enorme exposición al viento del recinto de la Expo, impedía descartar que siguieran cayéndose lamas de las fachadas. De ahí que los técnicos de la DGA informaran de inmediato a Expo Empresarial, la sociedad pública a la que el departamento de Justicia e Interior abona el alquiler de las instalaciones. Pero hasta que se encontrara la solución técnica definitiva, había que garantizar la seguridad de quienes trabajan y acuden cada día a la Ciudad de la Justicia.

Solución provisional

"Como medida preventiva provisional, decidimos colocar sirgas y mosquetones en media docena de lamas, las que vimos que estaban menos sujetas. Había que impedir que se cayeran, pero no queríamos tocar los anclajes hasta que los ingenieros propusieran una solución definitiva", comenta Ángel García. Para el arquitecto, el fallo de anclaje era un vicio oculto de los edificios cuya reparación había que exigir a Acciona y Aluminios Martínez Aso, que fueron las empresas a la que se adjudicó el suministro y colocación de las lamas por más de 1,4 millones de euros.

Ciudad de la Justicia de Zaragoza.

Tras una serie de reuniones entre los técnicos de Expo Empresarial y los de las empresas que colocaron la fachada, se decidió pedir una solución técnica a los especialistas de Ingemetal, empresa de ingeniería que participó en el montaje de la espectacular cubierta de la T4 del aeropuerto de Barajas. Según fuentes de la sociedad pública, del coste tanto del proyecto como del montaje de un refuerzo sobrepuesto sobre el anclaje de las láminas se ha hecho cargo finalmente Acciona.

Pese a que el fuerte viento ha ralentizado los trabajos que se están ejecutando en los edificios del meandro de Ranillas, según indican desde el departamento de Justicia, ya se ha reforzado toda la fachada del edificio Vidal de Canellas. "Ahora se está trabajando en el edificio Fueros de Aragón, que tiene 576 lamas. Pero apenas quedarán un 30%", concreta el responsable de mantenimiento de la DGA.

Pese a que el resto de edificios de Expo Empresarial cuentan también con fachadas de lamas, en estas el sistema de fijación es distinto y no se han detectado problemas. Al parecer, en estos anclajes se han colocado tacos para colocar los tornillos, por lo que las láminas han soportado mejor las vibraciones que provoca el viento.

Etiquetas
Comentarios