Despliega el menú
Zaragoza

Heraldo Saludable

El Clínico suspendió 80 operaciones en 3 meses por falta de anestesistas

Pilar Ventura reconoce el cierre de quirófanos en el centro sanitario durante el último trimestre de 2018.

Imagen de archivo del Hospital Clínico Universitario de Zaragoza.
Fachada Hospital Clínico Lozano Blesa de Zaragoza.
Enrique Navarro

El hospital Clínico de Zaragoza suspendió en tres meses, del 1 de septiembre al 31 de diciembre de 2018, 25 sesiones quirúrgicas, lo que significa que se dejaron de intervenir a unos 80 pacientes. Aunque el Departamento de Sanidad precisa que los motivos de estas cancelaciones pueden ser diversos, en los últimos meses, el centro sanitario ha tenido que anular intervenciones quirúrgicas por la falta de anestesistas, ya que han llegado a coincidir seis vacantes con cuatro bajas laborales.

A una pregunta del grupo parlamentario del Partido Popular, la consejera de Sanidad, Pilar Ventura, responde por escrito que las intervenciones se anularon durante el turno ordinario de mañana, ya que en la jornada extraordinaria (autoconciertos por la tarde) no se ha suspendido ningún quirófano programado.

Los profesionales del servicio de Anestesia del Clínico llevan meses denunciando una sobrecarga de trabajo. En abril de 2017, ya se plantaron por exceso de trabajo y se negaron a hacer operaciones por la tarde. Los problemas han seguido en el último trimestre de 2018 y en enero de este año, cuando se han cancelado intervenciones de mañana.

La polémica con los anestesistas en el Clínico se suma a los problemas que se están registrando en el Servet. Algunos profesionales sanitarios, especialmente los anestesistas, continúan sin hacer operaciones voluntarias de tarde para reducir lista de espera quirúrgica. Esta es la tercera semana de parón (se dejan de hacer unas cien operaciones por semana). Solo se mantiene la actividad voluntaria en maternidad, infantil, cardiaca y la unidad del dolor.

Polémica resolución

El plante de los profesionales del Servet se produjo tras la resolución del Salud por la que se les cambiaba, sin negociación previa, la manera de pagarles la productividad variable, la actividad que hacen fuera de la jornada ordinaria por la tarde. Tras el enfado de los profesionales y de los sindicatos, la Administración decidió dar marcha atrás, retirar la orden y remitirla a los servicios jurídicos para que analicen si es necesario una negociación previa para cambiar estas retribuciones.

Pero pese a la rectificación del Departamento de Sanidad, los anestesistas han mantenido su paro ya que aspiran a conseguir una mejora económica. Aproximadamente, un facultativo recibe unos 330 euros brutos por tarde y ahora quieren llegar a los 450. Supone un incremento de 120 euros. Según ha podido saber este periódico, el Salud y los profesionales tienen previsto una reunión el próximo miércoles para intentar reconducir la situación.

Etiquetas
Comentarios