Despliega el menú
Zaragoza

El Ebro riega los campos y cierra el acceso al Galacho de Juslibol

Se espera que la punta de la crecida llegue en la madrugada del domingo a la Ribera Alta. De momento ha empezado a ocupar campos y ha obligado a cortar el acceso al Galacho de Juslibol.

Cerrado el acceso al Galacho de Juslibol
Cerrado el acceso al Galacho de Juslibol
Unidad Verde

Las fuertes lluvias de los últimos días han generado crecidas extraordinarias en varios afluentes de la margen izquierda de la cuenca alta del Ebro y ahora el efecto empieza a notarse ya en tierras aragonesas.

La punta de la primera avenida ordinaria del Ebro del año alcanzará en las próximas horas la Ribera Alta y llegará a lo largo de este fin de semana a Zaragoza.

Las previsiones de la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE) apuntan a que el río registrará caudales máximos de entre 1.400 y 1.600 metros cúbicos por segundo y una altura de entre 4,1 y 4,5 metros, un dato sujeto al parte meteorológico y a la incertidumbre propia de este tipo de episodios.

Por ahora, este sábado por la mañana hablan todavía de "normalidad" en Novillas, donde el río tan solo 'ha regado' por el momento, algunos campos. En Zaragoza también se está notando ya que se avecina la crecida y el río ha bañado ya los caminos del Galacho de Juslibol, por lo que la Unidad Verde de Zaragoza ha cortado el acceso a peatones y ciclistas.

Novillas, a la espera

La crecida ordinaria del Ebro está llegando a la localidad zaragozana de Novillas, la primera de Aragón por la que pasa el río. El caudal en esta zona está en aumento, llega hasta los casi siete metros, y no se espera que empiece a bajar hasta el domingo.

En concreto, la punta de la crecida podría llegar al municipio durante la madrugada del domingo y, a partir de ahí, comenzar su descenso. Así lo ha indicado el alcalde de Novillas, José Ayesa, quien ha explicado que el agua ya está inundando varios campos del municipio, algo que ocurre "cada vez que hay una crecida".

Ha recordado que después de la crecida que se registró en abril de 2018 se han tomado medidas para evitar afecciones durante este tipo de episodios, pero ha incidido en que todavía queda trabajo por hacer. "Hay mucha maleza en el cauce y uno nunca se acostumbra a ver las tierras inundarse", ha matizado.

En Zaragoza se esperan 1400-1600 metros cúbicos por segundo para el final del domingo y en Tortosa se esperan caudales sostenidos sobre los 350 metros cúbicos por segundo, según ha informado la Confederación Hidrográfica del Ebro. En el resto de la cuenca los caudales serán claramente descendentes, sobre todo en los ríos que han experimentado crecidas importantes.

Etiquetas
Comentarios