Despliega el menú
Zaragoza

El Consistorio paga a Avanza 8,2 millones extra por el servicio de 2016 y 2017

Corresponden a los costes por el valor de la anterior contrata de bus y a inversiones para mejorar el transporte.

Uno de los nuevos autobuses eléctricos que Avanza Zaragoza ha implantado en la ciudad.
Uno de los nuevos autobuses eléctricos que Avanza Zaragoza ha implantado en la ciudad.
Heraldo

El Ayuntamiento ha tenido que hacer frente recientemente al pago de 8,2 millones de euros extra a Avanza Zaragoza, concesionaria del autobús urbano de la ciudad. En concreto, ha abonado 8.232.649,47 euros por los llamados "ajustes de inversión" de los años 2016 y 2017. Se trata de uno de los conceptos por los que el Consistorio paga a la empresa por sus servicios, pero que tienen una cuantía variable, que depende entre otras cosas de las inversiones que se hagan. Ahora, las arcas municipales asumen los pagos de los dos últimos años cerrados, a la espera de cuantificar los de 2018.

Por los ajustes de inversión del año 2016 el Ayuntamiento de Zaragoza va a pagar 3,5 millones, mientras que los de 2017 van a suponer a la economía municipal el abono de 4,7 millones. Buena parte de estas cantidades son fijas cada año. Corresponden al pago que hay que hacer a Avanza por el valor de los activos que se traspasaron en diciembre de 2013 por parte de la anterior concesión, que también estaba en manos de esta empresa (aunque entonces bajo en nombre de Tuzsa). Así, los llamados importes "por el valor residual" y los "costes de puesta en marcha" suponen el pago de 1.641.995 euros al año.

Otras cifras dependen de las mejoras previstas año a año para los buses o las paradas, o de las inversiones extraordinarias que haya que ejecutar. En 2016, por ejemplo, se emplearon 147.155 euros en plataformas de aproximación para subir a los autobuses, 80.824 euros en el acondicionamiento de 33 paradas, 242.007 euros en postes y paneles de información dinámica... También se afrontaron pagos por la renovación de la flota entre los años 2013 y 2016 (1,3 millones de euros), así como pequeñas inversiones en el equipamiento embarcado de diez autobuses (110.443 euros), un poste instalado en Conde de Aranda (1.764 euros) y 51.098 euros en aseos.

En el año 2017 estas cifras fueron superiores. Hubo que pagar casi medio millón de euros más por las cuotas correspondientes a la renovación de la flota de autobuses y también se asumieron pagos por la instalación de 50 pantallas dinámicas de información oral (327.037 euros), por la instalación de rampas para personas con movilidad reducida en varios autobuses (216.000 euros) y 111.621 euros en aseos para los conductores en los finales de las líneas. También se asumen los 118.057 euros que costaron los doce autobuses de segunda mano que se compraron del servicio de bus de Vigo –con doce años de antigüedad– para completar la flota zaragozana.

En cuanto a los costes fijos, la mayoría corresponden al pago de los importes del "valor residual" de la contrata. Por este concepto se abonan 1.278.249,72 euros cada año, por lo que ahora se han transferido algo más de 2,5 millones de euros correspondientes a 2016 y 2017. El otro concepto estable es el de "costes de puesta en marcha", por el que todos los años hay que pagar 363.745,33 euros.

Etiquetas
Comentarios