Despliega el menú
Zaragoza

Pinilla exige la anulación de todas las escuchas del caso La Muela para evitar otra condena

La repetición de parte del juicio comenzó ayer con las cuestiones previas, pero la exalcaldesa de La Muela no declarará hasta el próximo lunes, 3 de diciembre.

La exregidora, en primer término, sentada ayer en el banquillo durante el juicio junto al resto de acusados.
La exregidora, en primer término, sentada ayer en el banquillo durante el juicio junto al resto de acusados.
José Miguel Marco

María Victoria Pinilla alegó indefensión y logró que el Tribunal Supremo anulara la sentencia que la había condenado a 17 años de cárcel por varios delitos de corrupción en el primer juicio del caso La Muela. En la repetición de la vista contra ella y otros siete encausados, que comenzó ayer en la Audiencia de Zaragoza, la exalcaldesa recurrió a la misma estrategia. Así, su abogado, Santiago Palazón, intentó convencer al tribunal –compuesto por tres magistrados distintos a los que emitieron el primer fallo– de que Pinilla estuvo dos veces indefensa durante la larga y compleja instrucción de la causa en la que desembocó la Operación Molinos de la Policía Nacional.

No fue este el único pero que puso sobre la mesa la defensa de la exregidora, que aprovechó esta primera sesión del juicio para plantear hasta diez cuestiones previas. Destaca por encima de todas, por el efecto que podría tener, la petición de que se anulen absolutamente todas las intervenciones telefónicas que ordenó el titular del Juzgado de Instrucción número 1 de La Almunia, Alfredo Lajusticia. Según Palazón, fueron muchas las supuestas irregularidades que cometió el juez a la hora de autorizarlas y prorrogarlas. Pero la más grave, dijo, fue la de permitir que se pincharan teléfonos para hacer una investigación prospectiva. "Algo absolutamente proscrito por nuestro ordenamiento", señaló.

El letrado recordó que la denuncia inicial del caso –que se remonta a 2008 y fue interpuesta por la sucesora de Pinilla, Marisol Aured (PP)– hablaba únicamente de delitos de prevaricación y malversación. "Por ello, las escuchas se debieron autorizar solo para investigar esos posibles delitos y sobre los teléfonos de las personas con indicios fundados de sospecha. Pero lo que se hizo fue aprovechar esas grabaciones para buscar nuevos delitos con los que acusar", indicó Santiago Palazón.

Por todo ello e invocando la doctrina del "árbol envenenado", el abogado de la exalcaldesa insistió en la necesidad de anular todas las escuchas telefónicas y devolver la causa otra vez al juzgado de instrucción para que retome las pesquisas a partir de ese punto. "Porque si el árbol está envenenado, todos sus frutos lo están", apostilló. A su petición se adhirieron varias defensas.

Entre el resto de cuestiones previas planteadas por el letrado de Pinilla se incluye alguna posible prescripción o inexistencia de delito o la aplicación de la atenuante de dilaciones indebidas.

Contundente réplica de la Fiscalía

Si vehemente y extensa fue la exposición de Palazón, no menos contundente fue la réplica de la fiscal Victoria Esponera. "¿Dónde está la indefensión, porque yo no la veo?", se preguntó esta tras repasar los argumentos de la defensa y precisar algunas cuestiones. Respecto a la legitimidad del juez para acordar las escuchas, la representante del ministerio público la consideró "absoluta". "Nos ha venido a contar usted que este decretó las intervenciones prácticamente a continuación de recibir la denuncia. Y le recuerdo que la Policía invirtió dos meses en preparar un completo atestado de casi cien folios en los que reflejaba sus sospechas sobre la comisión de una serie de delitos graves", señaló la fiscal.

Esponera fue más allá y le preguntó a Palazón que "si tan obvias" eran las irregularidades cometidas por el instructor, "por qué no planteó esta nulidad en el primer juicio", cuando defendía solo al concejal Fernando Embarba".

Sobre los dos periodos en los que según la defensa Pinilla estuvo indefensa, por no tener abogado, la fiscal intentó dejar claro que ni el instructor del caso ni la Audiencia Provincial trataron nunca a la exalcaldesa de forma distinta al resto de acusados. Recordó que fueron tres despachos de abogados los que renunciaron a representar a la encausada y que "siempre" se le dio oportunidad de encargar su defensa a quien quisiera. "Si estuvo dos meses sin abogado fue porque ella no designó a nadie, porque bien se le podía haber nombrado un abogado de oficio. Pero eso no quería", dijo Esponera. "En cualquier caso, no he oído aquí todavía cuál fue la decisión judicial? que se adoptó en esos periodos que la dejó indefensa", concluyó.

El resto de defensa también plantearon algunas cuestiones previas. Los interrogatorios comenzarán el lunes con Pinilla.

La deuda municipal se puede disparar en 6 millones

Como es habitual en cada procedimiento que atañe a los intereses de su municipio, en los pasillos de la Audiencia Provincial pudo verse ayer al actual alcalde La Muela, Adrián Tello (CHA), quien aprovechó para recordar que hasta el momento las arcas municipales solo han podido recuperar unos 400.000 euros: los que tuvo que pagar el dueño de Brocover para pactar una condena con la Fiscalía en el primer juicio. "Estamos a la espera de ver qué pasa en este, porque el Ayuntamiento ya ha tenido que devolver al Instituto Aragonés del Agua los 400.000 euros de distintas subvenciones", explicó.

Pero lo que también inquieta "mucho" al regidor es la sentencia del otro juicio que esta semana y la anterior se celebró contra Pinilla y en el que se reclaman al pueblo como responsable civil subsidiario unos 6 millones de euros. "Con mucho esfuerzo, durante estos años, hemos conseguido reducir la deuda municipal a unos 6,5 millones.Pero si ahora nos condenaran por otro delito de Pinilla volveríamos al punto de origen y todo se complicaría bastante", reconoció

Etiquetas
Comentarios