Despliega el menú
Zaragoza

Los solares vacíos de Parque Goya lucen una mejor cara

En las últimas semanas, los operarios han limpiado cuatro de las cinco parcelas que la Asociación Vecinal Parque Goya había solicitado. En alguna de ellas no se había actuado desde que se construyó el barrio hace casi veinte años.

Uno de los solares de Parque Goya que se acaba de limpiar
Los solares vacíos de Parque Goya empiezan a lucir una mejor cara
AVV Parque Goya

Solían ser espacios llenos de maleza en los que la basura se iba acumulando sin que nadie pusiera una solución. Sin embargo, los solares vacíos de Parque Goya lucen ahora un aspecto mucho más mejorado. Tras años de reivindicaciones por parte de las asociaciones de vecinos y los propios residentes, varias parcelas de la zona han sido acondicionadas.

“Llevamos dieciocho años trabajando por el barrio y pidiendo habitualmente que se actuara en los solares vacíos”, apunta Chesús Barrena, representante de la Asociación de Vecinos Parque Goya. En concreto se ha actuado en cuatro parcelas, tres de ellas pertenecientes a la DGA y una de titularidad municipal. No obstante, según apunta Barrena, desde el colectivo vecinal solicitaron la limpieza de un total de cinco solares. El último, en el que por el momento no se ha actuado, pertenece al Ayuntamiento de Zaragoza y es en el que se ubicará el futuro centro cívico del barrio.

A mediados de septiembre y para conocer quiénes eran los responsables del mantenimiento de cada uno de los solares vacíos, la asociación comenzó a estudiar la titularidad de los mismos para exigir medidas. Unos meses después, los vecinos han podido comprobar cómo la maquinaria pesada entraba en ellos para adecentarlos. En algunos no se había intervenido desde hace casi dos décadas, cuando comenzaron a construirse las primeras viviendas de lo que ahora es Parque Goya. “Alguno sí que se ha ido limpiado de manera puntual, pero otros no se habían tocado nunca, solo para vallarlos”, asegura Barrena. “Uno de ellos, concretamente el que está situado entre la Z-40 y el colegio Parque Goya, todavía tenía restos de escombros en su interior de cuando se construían las casas”, añade. Además, la vegetación descontrolada y la falta de mantenimiento propiciaron la aparición de ratas en los alrededores del centro educativo e incluso en su interior.

La entidad ha celebrado este logro fruto de la presión en los medios de comunicación, la acción vecinal y las instancias presentadas, aunque denuncian que en uno de los solares solo se ha actuado a medias. “En uno de ellos solo se ha hecho una limpieza parcial y ha quedado una especie de isla vegetal en el centro”, explica el representante. Temen que por este motivo el problema de las ratas no se haya solucionado por completo, por lo que van a volver a reclamar que se actúe “en condiciones”.

Solares sin uso, por el momento

Los solares que se han adecentado carecen en su mayoría de un uso definido. En su día, el que colinda con el colegio Parque Goya fue seleccionado para acoger el Archivo de Aragón, aunque Barrena considera que es “un proyecto que se ha ido difuminando” y cree que “no parece que le vayan a dar uso”.

Algunos vecinos, no obstante, sí que tienen claro a qué destinarían algunos de estos espacios. A través de las redes de la asociación, varios residentes han sugerido que podrían usarse como pipicanes o zonas de esparcimiento canino. Sin embargo, desde el colectivo vecinal reconocen que es “un tema complejo” y que no han valorado de manera interna. “Hay que pedir permisos al propietario de los solares y mantenerlos en condiciones siempre, no solo puntualmente”, recuerda Barrena, que admite que su reconversión en parques para perros “es algo que se puede estudiar”.

El que sí que tiene un uso definido es el que se encuentra entre el parque de los Tapices de Goya y el carril bici, ya que albergará el futuro centro cívico. La construcción de estas instalaciones es una de las reivindicaciones más antiguas de la asociación y Barrena considera que aunque lentamente, el asunto va avanzando. “El área de Urbanismo del Ayuntamiento de Zaragoza está redactando el anteproyecto técnico y, posteriormente, encargarán el proyecto a una empresa”. Para ello cuentan con una subvención municipal de 100.000 euros. “Vamos un poco justos con los plazos, pero esperamos que ese dinero no se pierda”, confía Barrena.

Etiquetas
Comentarios