Despliega el menú
Zaragoza

El desfibrilador de la Policía de Ejea ayuda a salvar la vida a un anciano en la calle

El hombre sufrió una parada cardiorespiratoria y la intervención de su hija enfermera y de una patrulla resultaron determinantes.

Un agente recibe el desfibrilador durante un curso de formación.
Un agente recibe el desfibrilador durante un curso de formación.
Policía Local de Ejea

El hecho de que la Policía Local de Ejea de los Caballeros esté dotada con un desfibrilador ha sido decisivo para salvar la vida de un anciano de la localidad. El hombre sufrió este martes por la tarde una parada cardiorrespiratoria en la calle. Las primeras maniobras de RCP (reanimación cardiopulmonar) se las practicó su hija, que precisamente es enfermera del 061. El aviso al 112 permitió la rápida llegada de dos agentes de la Policía Local con el desfibrilador. Tanto las maniobras de reanimación de su hija como el poder contar con el aparato fueron determinantes en la evolución del paciente, que se encuentra ingresado en el Hospital Clínico de Zaragoza.

Los hechos ocurrieron el martes, en torno a las 16.20, cuando la Policía Local recibió un aviso del 112 comunicando que un hombre había sufrido un desvanecimiento en la calle de Doctor Fleming de Ejea, a la altura del número 30. Según relata Óscar Muñoz, intendente jefe, una patrulla compuesta por dos agentes que estaban por la zona del Ayuntamiento acudieron rápidamente hasta allí y se encontraron con un varón, de 89 años, tumbado en posición decúbito supino.

Junto a él estaba su hija practicando las maniobras de RCP a su padre, que estaba en parada cardiorrespiratoria.

Los agentes sacaron del vehículo policial el desfibrilador y aplicaron una descarga: “El paciente inmediatamente recobró los signos vitales”. Entonces llegó hasta el lugar una UVI móvil, que trasladó al anciano hasta el Hospital Clínico.

El equipo médico informó de que el hombre había llegado estable al centro hospitalario e indicaron que la “intervención rápida y eficaz del desfibrilador de dotación policial así como los primeros auxilios de su hija” fueron determinantes en su evolución.

Muñoz explicó que la Policía Local de Ejea, compuesta por 31 agentes, cuenta desde el pasado mes de junio con dos desfibriladores, uno en cada coche patrulla, de manera que “siempre está cubierto el uso de estos aparatos por turno de servicio”. Al menos 24 profesionales han recibido formación para poder utilizar estos equipos que, de hecho, ya habían empleado en alguna ocasión antes de este martes.

Etiquetas
Comentarios