Despliega el menú
Zaragoza

Zaragoza ya tiene en sus calles cerca de 500 patinetes eléctricos

Con la llegada de los de la empresa sueca VOI, que se suman a los de Lime y Koko, estos aparatos de uso compartido ya rozan el medio millar.

Un patinete VOI, este domingo por la tarde en la plaza de Aragón de Zaragoza.
Un patinete VOI, este domingo por la tarde en la plaza de Aragón de Zaragoza.
Heraldo.es

Nueva empresa de patinetes eléctricos en Zaragoza. La compañía sueca VOI ha desplegado este domingo más de una treintena de vehículos, fundamentalmente en aceras del centro de la ciudad, y se ha sumado a los ya existentes de Lime y Koko. El precio de desbloqueo, según figura en la aplicación de móvil necesaria para utilizar estos vehículos, es de un euro para desbloquear y 0,15 céntimos el minuto.

Con la llegada de los aparatos de VOI, Zaragoza ya suma casi 500 de estos patinetes de uso compartido. Unos 100 pertenecen a Koko, según ha informado la compañía, y aunque Lime no ha querido dar cifras, el Ayuntamiento de la ciudad ha informado de que la cantidad total roza el medio millar, por lo que es evidente que Lime es la empresa que más patinetes ha soltado en la capital aragonesa.

VOI llega a Zaragoza después de haberse instalado en Madrid este mismo mes de octubre y tras estrenarse en agosto en Estocolmo. La compañía cuenta con más de 45.000 usuarios registrados. Al igual que otras empresas del sector ofrece la posibilidad de compensar económicamente (entre 3 y 25 euros) a aquellos usuarios que recarguen los patinetes en su casa. Además, ofrecen 4,50 euros en uso del vehículo si se invita a un amigo. El requisito para utilizar estos vehículos es ser mayor de edad.

La llegada de esta nueva empresa aviva el debate de la movilidad compartida, que se produce sin que en Zaragoza haya una ordenanza que regule el uso de estos vehículos. Las quejas por la ocupación de los espacios peatonales han proliferado en los últimos días. De hecho a las que ya existen se podrían sumar al menos cuatro compañías más, entre las que se encuentran servicios de bicicletas, motos e incluso coches de movilidad compartida.

El Ayuntamiento se debate entre diferentes modelos de control, que van desde limitar el número de vehículos, hasta cobrar una tasa. En cualquier caso, parece claro que el gobierno municipal quiere acabar con las molestias que causan algunos usuarios al aparcar los patinetes en lugares poco apropiados, como en el centro de aceras de poca anchura, o junto a pasos de peatones.

Etiquetas
Comentarios