Zaragoza

Damas y Caballeros del Pilar: proteger y venerar a la Virgen

Los Caballeros cumplieron 90 años en febrero de 2018 y mantienen intacta su vocación de servicio. La Corte de Honor de Damas de Nuestra Señora del Pilar se fundó en 1902.

Misa por el 80 aniversario de la Fundación de la Caballeros del Pilar en la basílica del Pilar el 2 de febrero de 2008
Misa por el 80 aniversario de la Fundación de la Caballeros del Pilar en la basílica del Pilar el 2 de febrero de 2008
Maite Fernández

El 21 de noviembre de 1902, el cardenal Dionisio Soldevila fundó la Asociación de Damas de la Corte de Honor de la Virgen del Pilar, cuyo objeto fue venerar a la Virgen y extender y propagar su culto y devoción, orando de forma permanente ante su sagrada imagen en la Santa Capilla desde que se abre el templo hasta que se cierra.

Veintiséis años después, la Asociación de Caballeros de la Virgen del Pilar nacía para proteger a la Virgen y difundir su culto y devoción. Ambas asociaciones son la muestra duradera de un esfuerzo de incalculable valor espiritual, entrega y amor filial a Nuestra Señora. 

Las Damas de la Corte de Honor de la Virgen del Pilar

La Corte de Honor celebra anualmente un triduo los días 19, 20 y 21 de noviembre y conmemora su fiesta de fundación, la Presentación de la Virgen María en el Templo. El día 12 de cada mes es el día señalado para esta Corte en el Altar Mayor de la basílica, e incluye imposición de medallas a las nuevas asociadas.

Desde 1958, la sección de niñas, llamadas ‘infantinas’ (hasta los 16 años) celebra su fiesta anual el último sábado de mayo, mientras que las damas jóvenes de la asociación tienen en el 12 de mayo su fiesta anual.

La medalla de las asociadas es un óvalo con la imagen de la Virgen del Pilar, con una leyenda en el borde: "Corte de Honor de Señoras a María Sma. del Pilar en su Angélica Capilla".

El estandarte es obra de las madres Adoratrices: es en raso blanco y oro, con la jaculatoria "Bendita y alabada sea la hora en que María Santísima vino en carne mortal a Zaragoza", cantada por los infanticos y conocida por todos los zaragozanos. En el centro del estandarte luce la pintura "La Venida de la Virgen al apóstol Santiago y primeros discípulos", del pintor aragonés Marcelino Unceta.

Asociación de Caballeros de la Virgen del Pilar

Proteger a la Virgen y difundir su culto y devoción. Esos son los dos objetivos fundamentales de la Asociación de Caballeros de Nuestra Señora del Pilar, fundada el 2 de febrero de 1928, día de la Venida de la Virgen.

Los orígenes de esta agrupación se remontan a 1901; en una de las frecuentes revueltas que se producían en las calles de Zaragoza por aquellos años, un grupo de revolucionarios se dirigió a la basílica del Pilar con la intención de destrozar el templo. En ese momento, en el interior del Pilar sólo había mujeres y sacerdotes.

Al enterarse de lo que se les venía encima, las mujeres cerraron las puertas y se hicieron fuertes en el interior de la iglesia. A las amenazas de los atacantes respondieron que, para tocar a la Virgen, tendrían que pasar antes por encima de sus cadáveres.

Los amotinados no lograron franquear la puerta y terminaron disolviéndose. Como recompensa por su valor, las autoridades eclesiásticas les concedieron el título de Damas de la Virgen del Pilar.

Unos años más tarde, en 1928, nacía oficialmente la correspondiente asociación de Caballeros, después de varios meses de organización y suma de afiliados.

Media hora mensual de vela es la obligación principal de todo miembro. Esa vela se realiza en unos reclinatorios colocados delante del altar de la Santa Capilla. La procedencia variopinta de los Caballeros demuestra que la devoción hacia la Virgen del Pilar no es patrimonio exclusivo de Zaragoza o de Aragón, sino que traspasa todo tipo de fronteras.

La Virgen tiene un manto de la Asociación de Caballeros, que puede verse los días 4 de febrero y 4 de junio. Uno de los tesoros que los Caballeros conservan como oro en paño es el estandarte que sacan en las procesiones. Fue tejido en Valencia en 1928 y ya entonces fue expuesto en Barcelona y Sevilla por lo esmerado de su factura.

Así se creó la Asociación de Caballeros del Pilar

El nacimiento de esta Asociación vivió un impacto sostenido; en los dos meses de convocatoria previa en 1927 ya figuraban en su registro 105 Caballeros honorarios y 490 activos, empezando por el alcalde de la ciudad en aquél año, don Miguel Allúe Salvador.

El número fue creciendo a la par del entusiasmo, y el día en que la Asociación se inauguró oficialmente (2 de febrero de 1928) ya había 1.456 Caballeros activo y 378 honorarios. Todos ellos se distinguieron desde el inicio con medallas, entonces confeccionadas por Mas Riera en Barcelona, aunque enseguida fue la Casa Pedro Faci de Zaragoza la encargada de troquelarlas.

El primer edil zaragozano accedió además a que el cordón blanco y morado de la Asociación llevase un pasador con el escudo de la ciudad. Los Caballeros establecían mensualmente turnos de guardia en la Santa Capilla los días 2, 12 y 20, con reclinatorios asignados por el Excmo. Cabildo.

La elección del día inaugural de la Asociación se debe a que el 2 de febrero era la festividad de la Presentación del Señor en el Templo y Purificación de Nuestra Señora.

El ejemplo zaragozano caló en la conciencia católica del resto de España. Cuando la Asociación no había cumplido aún dos meses de vida, llegaron peticiones de asesoría para establecer las Asociaciones de Caballeros de Nuestra Señora del Pilar en Teruel, Bilbao y Logroño; serían las primeras Secciones Filiales.

En 2012 el Cabildo encargó la misión a los Caballeros de la Virgen del Pilar que se organizaran en cuadrillas para pedir silencio en la basílica en los momentos de mayor bullicio.

En los estatutos de la asociación se estipulan seis fines claros

- Agrupar a los hombres de todos los estados y clases sociales que profesen la fe católica y que sientan devoción y amor a la Santísima Virgen en su advocación del Pilar.

- Fomentar, de este modo, el amor a la Santísima Virgen del Pilar, individual y colectivamente.

- Contribuir al mayor esplendor de su culto y a la propagación de su devoción.

- Rendirle homenaje de amor filial velando, ante su Sagrada Imagen, en su Santa y Angélica Capilla, como testimonio público de gratitud e impetración de su protección maternal a favor de la Iglesia, de su Cabeza visible, el Romano Pontífice, del Sr. Arzobispo, de España y de los pueblos Hispánicos y de todos los asociados.

- Estimular y ayudar a los asociados a vivir conforme a las exigencias de su fe, siguiendo la doctrina y mandatos de la Iglesia Católica como consecuencia de su devoción a la Santísima Virgen.

- Atender económicamente, con obras caritativas cristianas y de culto, a los asociados necesitados, amén de celebrar sufragio por los fallecidos. También debe atenderse a las necesidades de la basílica del Pilar y a las propuestas del Sr. Arzobispo.

Pueden pertenecer a la Asociación todos los varones católicos practicantes, no separados oficialmente de la Iglesia, que sientan devoción a la Santísima Virgen, en su advocación del Pilar, reúnan las condiciones exigidas por el derecho común, acepten los estatutos y el espíritu de la Asociación y cumplan las obligaciones recogidas en los estatutos.

Para ser miembro de la Asociación, deberá presentarse solicitud por escrito al Consejo Directivo con el aval de, al menos, dos asociados.

Volver al suplemento especial de la basílica del Pilar de HERALDO

Etiquetas
Comentarios