Despliega el menú
Zaragoza

Lecciones de química gratis y divertidas gracias a una 'youtuber' zaragozana

Marta Vitores tienen 24 años, es biotecnóloga y compagina la docencia con su canal 'Amigos de la química', que cuenta con más de 64.500 suscriptores.

Marta Vitores tiene 24 años y estudió Biotecnología en la Universidad de Zaragoza.
Marta Vitores tiene 24 años y estudió Biotecnología en la Universidad de Zaragoza.
Guillermo Mestre

Desde su nacimiento en 2005, Youtube se ha erigido como una de las plataformas sociales más grandes de la red. Cuenta con mil millones de usuarios, vídeos en 78 idiomas diferentes y mil millones de horas de reproducción diarias. Y aunque suele ser sinónimo de ocio, música y esparcimiento, también son muchos los que optan por hacer de su canal una auténtica aula a distancia.

Es el caso de Marta Vitores, una biotecnóloga zaragozana de 24 años cuyo canal de Youtube, ‘Amigos de la química’, acumula cerca de 64.500 suscriptores. “Estudié en Australia el último cuatrimestre de la carrera y allí, la universidad era tan grande que no cabíamos todos los alumnos en un aula. Entonces nos grababan las clases en vídeo y nos las subían. Ahí fue cuando pensé que eso era el futuro", explica Vitores, que comenzó a grabar sus lecciones durante sus prácticas de Educación en el colegio Marianistas.

Poco después, en septiembre de 2017, decidió dar el salto a Youtube “por probar” y subir vídeos cada semana, aunque no siempre puede. "Estudio oposiciones y un máster a distancia de Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) en la Universidad de Nebrija, y este mes no he subido nada, aunque este verano continuaré con ello”, afirma la profesora.

Sus vídeos van dirigidos a estudiantes de la ESO y Bachillerato, aunque el grueso de su audiencia la componen jóvenes más mayores, de entre 18 y 24 años.

Una repercusión que no esperaba

En los poco más de 9 meses de vida que tiene su canal, la zaragozana ha conseguido que más de 60.000 personas se suscriban a él. Algunos de sus vídeos –todos ellos grabados en el salón de su casa-, como uno en el que enseña a memorizar la tabla periódica en 7 minutos mediante reglas nemotécnicas, superan las 750.000 reproducciones.

“Comencé por probar y la verdad es que no me esperaba esta repercusión. En cariño quedo pagadísima”, reconoce la ‘youtuber’, que plantea abrir la temática de su canal a otras ciencias como las matemáticas o la biología.

Además, la plataforma le permite interactuar con su audiencia y resolver sus dudas. “Si muchos me preguntan por la misma cuestión, hago un vídeo sobre ello”, comenta Vitores, que asegura que este último mes, coincidiendo con la selectividad, los vídeos de su canal han experimentado un notable repunte de visualizaciones. “Eso demuestra que la gente estudia a última hora”, bromea.

“Youtube es como una cadena de favores”

La joven docente, que lleva cuatro meses impartiendo clases a adultos en el C.E.P.E.P.A. Casa del Canal, asegura que Youtube sirve a los alumnos para suplir las carencias de la enseñanza presencial, en la que las ratio impiden a los profesores, en muchas ocasiones, individualizar sus clases. “Por supuesto que tratas de adaptarte a los alumnos, pero con 30 en clase las cosas se dificultan un poco”, reconoce Vitores. En el caso de Youtube, es el alumno quien decide cuándo y cómo desea aprender: “Lo puedes parar cuando quieras y puedes llevar tu propio ritmo de aprendizaje”.

Y es que para esta zaragozana, la plataforma funciona como una “cadena de favores en la que pones tu pequeño granito de arena y al final tienes un montón de conocimiento gracias a él”. En su caso, su pequeña aportación consiste en enseñar lecciones de formulación orgánica e inorgánica, estequiometría o geometría molecular y convertirlas en algo sencillo e incluso ameno gracias a su entusiasmo: “Me parece increíble poder explicar cómo funciona el mundo. Además, siempre me han gustado las ciencias y la docencia y, a final, he podido hacer las dos cosas”.

No obstante, asegura que, aunque Youtube le diera la oportunidad de profesionalizar y monetizar su canal para dedicarse exclusivamente él, ella seguiría compaginándolo con las clases presenciales. “Cuando estoy en la pizarra me gusta darme la vuelta y ver alumnos, no una cámara”, concluye esta apasionada de la ciencia.

Etiquetas
Comentarios