Despliega el menú
Zaragoza

Queda en libertad el vecino de Heroísmo que alertó al 112 de una bomba falsa

El hombre, que fue detenido el sábado por la tarde y durmió en el calabozo, declaró este domingo en el juzgado de guardia.

Queda en libertad el vecino de Heroísmo que alertó al 112 de una bomba falsa
Queda en libertad el vecino de Heroísmo que alertó al 112 de una bomba falsa
Toni Galán

La titular del Juzgado de Instrucción número 4 de Zaragoza, en funciones de guardia, dejó este domingo en libertad al hombre de 32 años que el sábado obligó a desplegar un amplio dispositivo de seguridad en el barrio de La Magdalena tras inventarse que había una bomba en el portal número 22 de la calle Heroísmo. La supuesta amenaza obligó a desalojar dos bloques de viviendas, una panadería y cuatro bares de la zona.

El hombre, que responde a las iniciales de I. A. D. C., quedó en libertad tras comparecer por la mañana en la Ciudad de la Justicia. El contenido de su declaración no trascendió, aunque el sábado, fuentes de la Jefatura Superior de Policía de Aragón, señalaron que este individuo podría haber actuado movido por antiguas rencillas vecinales, ya que hoy es vecino del número 24-26 y hace tiempo residió en el 22, donde el sábado dijo que había un artefacto explosivo.

La falsa amenaza fue comunicada al 112 a través de una llamada realizada pasadas las 13.30 del sábado. Siguiendo el protocolo establecido, la central de emergencias trasladó el aviso a la Policía, que movilizó a los Tedax, los Guías Caninos y la Unidad de Prevención y Reacción, entre otras unidades de seguridad ciudadana de la Policía Nacional y la Local.

En pocos minutos, los agentes procedieron a desalojar las zonas más cercanas al lugar en el que la llamada situaba la amenaza y acordonaron la zona. Se inspeccionaron con detalle las zonas comunes e incluso un local comercial cerrado desde hace años, pero no se halló ningún artefacto explosivo.

Susto en la calle Heroísmo tras el aviso de una falsa amenaza de bomba

Los bares podrían reclamar

Minutos antes de las 16.00, la calle Heroísmo y sus alrededores comenzaron a recobrar su pulso normal y el rastreo de la llamada al 112 dio sus frutos y la Policía Nacional detuvo a su autor. Aunque el daño que causó la falsa emergencia ya estaba hecho: los bares cerraron cuando estaban a pleno rendimiento, sirviendo vermús y las primeras comidas. El perjuicio económico que les ha causado su convecino es cuantioso y no descartan exigir responsabilidades. "Tuvimos que cerrar dos horas. Dejamos comidas sin servir y, como salimos todos corriendo cuando nos desalojó la Policía, hubo servicios que se quedaron sin pagar", explicaron este domingo los responsables del bar Heroísmo, que está justo situado.

Además, teniendo en cuenta los antecedentes que han creado otros episodios similares a este, al investigado se le podrían exigir los costes del despliegue policial, sin perjuicio de que le sea aplicado lo que establece el Código Penal para el delito de alteración del orden público, que prevé multas y penas de prisión que van desde los tres a los doce meses de prisión.

Etiquetas
Comentarios