Despliega el menú
Zaragoza

Las historias del Gancho y sus vecinos se hacen teatro

El grupo de Teatro Comunitario está inmerso en la preparación de su primer espectáculo propio, ‘La hierba siempre volverá’, sobre la vida del barrio.

Un ensayo del Grupo de Teatro Comunitario del Gancho
Las historias del Gancho y sus vecinos se hacen teatro
Teatro Comunitario

Desde hace tres años, alrededor de 40  vecinos del Gancho de todas las edades se reúnen y expresan los lunes a través de las artes escénicas. El grupo de Teatro Comunitario ha hecho barrio, se ha convertido en un agente más, y ahora lo quiere demostrar con su proyecto más ambicioso hasta la fecha. Se trata de ‘La hierba siempre volverá’, el primer espectáculo propio del grupo, que pone el foco “en los personajes y las historias que no forman parte de la Historia con mayúscula y da voz a los que no tienen voz”, explican los organizadores.

La obra se lleva gestando un año y hace un collage de imágenes del Gancho, retrata de manera subjetiva cómo es en la actualidad e invita a soñar con lo que quieren sus residentes que sea en un futuro, algo que desde el Teatro Comunitario definen como “un ejercicio de identidad” a través de las artes escénicas. Durante varios meses se han realizado 25 entrevistas a varios vecinos sobre sus sentimientos y recuerdos del barrio, desde niños hasta ancianos, pasando por trabajadores sociales, comerciantes o miembros de colectivos vecinales.

Las entrevistas han sido grabadas y son el material sobre el que se ha trabajado para crear los personajes y la trama del espectáculo. Los encargados de darle forma han sido los integrantes de la recién creada comisión de dramaturgia del Gancho. Tras una primera toma de contacto, presentaron el proyecto a Zaragoza Cultural, que les apoyó “con una pequeña subvención en 2017”, cuenta Sebastián Ramírez, coordinador del Teatro Comunitario, y a partir de ahí empezaron a trabajar la obra a fondo.

Para abordar este proyecto han contado con la ayuda del dramaturgo madrileño Juan Ayala, con amplia experiencia en el ámbito comunitario. “El trabajo fue muy fluido, nos entendimos de primeras. Con todo lo que le contamos y enseñamos supo crear ficción basada en nuestras historias”, señala Ramírez. La comisión de vecinos dramaturgos también ha realizado sus aportaciones artísticas hasta llegar al texto final, que contiene elementos testimoniales mezclados con escenas fruto de la imaginación.

La obra es un recorrido itinerante por las calles del Gancho. La trama recrea “un momento quizá futuro y algo distópico”, dicen sus creadores, en el que el barrio, desde la calle Predicadores hasta Conde Aranda, está cerrado. Nadie puede entrar ni salir de él. En este contexto de ficción se entremezclan  los personajes que lo habitan y se plantea la relación con el público, supuestamente cautivo. Se solapan retazos de vidas y escenas imposibles con temas tan universales como la multiculturalidad o la invisibilización de la pobreza, que permiten “cuestionar qué futuro queremos como comunidad”, indican.

“Este barrio es muy diverso, por eso cuando comenzamos con las entrevistas sabíamos que nos íbamos a encontrar todo tipo de opiniones para plasmar en la obra, y así lo hemos hecho”, cuenta el coordinador del Teatro Comunitario. Ramírez añade que les gustó ver que había “mucho orgullo de barrio, mucho sentido de pertenencia” y que se quedaron con la idea de que “la gente detecta que hay cosas que no están bien en las calles, como la suciedad, pero es su barrio, les gusta y lo defienden”. Los organizadores de la obra subrayan que también han percibido una tensión que se reflejará sobre el escenario entre “la tradición del barrio y lo moderno. Hay gente que viene, usa el barrio y se va, pero deja en el Gancho la suciedad y los ruidos”. De este modo, los residentes abogan por la modernización, la novedad y las mejoras, pero denuncian que “se piensan para los de fuera y no para los que viven aquí”.

‘La hierba siempre volverᒠse estrenará en septiembre, aunque todavía no hay una fecha cerrada. Además, Ramírez avanza que “seguramente haremos en el barrio un ensayo previo abierto, una muestra para que todo el mundo vea cómo llevamos el proceso”. Ahora están inmersos en una campaña de crowdfunding para buscar ayudas con las que financiar el proyecto. La petición se ha lanzado en la plataforma Goteo y hasta el momento lleva recogidos en torno a los 1.000 euros. Los organizadores buscan un mínimo de 2.500 euros y las recompensas por las aportaciones son desde una fotografía del grupo con su agradecimiento hasta aparecer mencionado en el programa de mano de la obra.

Etiquetas
Comentarios