Despliega el menú
Zaragoza

Los gestores de Las Armas celebrarán una jornada de puertas abiertas el 15 de junio

Argumentan que el contrato municipal les exige hacer actividades en la plaza de Mariano de Cavia y el patio interior del recinto y defienden su trabajo ante las críticas de la asociación de vecinos Lanuza Casco Viejo.

Un momento de la rueda de prensa que han ofrecido hoy los gestores de Las Armas.
Un momento de la rueda de prensa que han ofrecido hoy los gestores de Las Armas.
C. P. B.

La sociedad gestora del centro de música de Las Armas ha respondido hoy a lo que consideran “insidias” lanzadas por la asociación vecinal Lanuza Casco Viejo, que llevan tiempo quejándose de la saturación de actividades en la zona, así como de “las consecuentes molestias de ruido y suciedad”. Sergio Vinadé, gerente de Las Armas, ha lamentado que los vecinos no quieran reunirse con ellos desde el año 2016 cuando se dio cumplimiento y se resolvieron las primeras quejas vecinales que presentaron.

Ha recordado también que el centro musical es un espacio público de gestión 100% privada y que el contrato firmado con el Ayuntamiento les da derecho y les exige hacer actividades tanto en la plaza de Mariano de Cavia como en el patio interior de las viviendas que quedan entre la calle de Las Armas y Casta Álvarez. En este sentido, algunos vecinos se quejaron en su día de los horarios de la programación dado que entendían que perturbaban su derecho al descanso. No obstante, el centro se comprometió con ellos a que las actividades exteriores se llevaran a cabo de 10.00 a 15.00 y de 17.00 a 23.00, incluyendo las pruebas de sonido y el montaje, y “es algo que se ha cumplido escrupulosamente”, como prueba que “no tenemos ni una sola denuncia ni un expediente abierto”. Vinadé también ha destacado que Las Armas emplea de forma fija a unas 17 personas –muchas de ellas vecinas del barrio- y que la actual gestora ha invertido más de 500.000 euros en adecuar el edificio y su entorno.

Los responsables del centro han repasado una a una las quejas de la asociación vecinal y, entre otras cosas, han asegurado que nunca se ha restringido la circulación en las calles como consecuencia de las actividades programadas o que ellos también exigen la reposición de los bancos de la plaza de Mariano de Cavia. También han criticado la exigencia de que la terraza del centro tenga que cerrar a las once de la noche, “cuando tiene su licencia, paga sus impuestos y cumple las ordenanzas a rajatabla”.

Los gestores del centro preparan una jornada de puertas abiertas de cara al próximo 15 de junio para que los zaragozanos puedan conocer las instalaciones y todos los programas formativos que llevan a cabo. Dicen que este siempre ha sido “un proyecto de barrio” y que está sirviendo para dinamizar la zona como demuestra que se están abriendo comercios nuevos en Casta Álvarez o la calle de San Pablo.

Etiquetas
Comentarios