Despliega el menú
Zaragoza

La histórica casa 'Testigo de Los Sitios' será para el mejor postor

El emblemático edificio, herido por los proyectiles franceses en su fachada y catalogado como BIC en 2002, fue rehabilitado y ahora funciona como establecimiento de apartamentos turísticos.

La casa 'Testigo de Los Sitios' en el número 16 de la calle Alejandro Palomar
La histórica casa 'Testigo de los Sitios' será para el mejor postor
Booking

En el número 16 de la calle de Alejandro Palomar de Zaragoza hay un edificio que alberga en su interior cuatro modernos apartamentos turísticos. Los comentarios de casi 700 usuarios de Booking califican el establecimiento como 'fabuloso' y le otorgan una nota global de 8,9 puntos sobre 10 en cuanto a facilidades al turista, equipamientos y ubicación. En estos momentos funciona con normalidad. Cogen el teléfono en recepción, se puede reservar a través de las webs habituales y, de hecho, resulta hasta difícil cuadrar fechas a corto plazo porque los próximos fines de semana está ocupado por completo.

Lo que pocos turistas saben antes de reservar es que estos apartamentos decorados al más puro estilo contemporáneo se encuentran dentro de uno de los edificios más relevantes de la ciudad a la hora de entender lo acontecido durante Los Sitios de Zaragoza y que, además, está siendo subastado.

Valor histórico

En efecto, este edificio protegido, declarado Bien de Interés Cultural en el año 2002 y en cuyas fachadas dejaron mella los proyectiles franceses durante las batallas de 1808 y 1809, está a la venta y cualquiera puede hacerse con él siempre y cuando tenga la posibilidad de participar en la puja ofertando la cantidad mínima que exige la Agencia Estatal: 430.570 euros.

Se trata de una de las 'Casas de Los Sitios' del barrio de La Magdalena. Esta, en concreto, se conoce también como 'Casa Testigo de Los Sitios' pues, aunque resistió el asedio, en sus fachadas quedaron grabados los impactos de las baterías francesas, convirtiéndose en un testimonio histórico único y de primera mano.

En su fachada, de hecho, se colocó una placa que todavía se conserva en la que puede leerse: "Esta piedra recordará perpetuamente el valor indomable del ejército y el pueblo de Zaragoza en la defensa de esta parte de la ciudad los años 1808 y 1809 (...)".

El edificio

La construcción, levantada en los últimos años del siglo XVII sobre un solar de 150 metros cuadrados, reproduce de manera sobria la estructura propia de los palacios aragoneses de la época y se considera además uno de los mejores ejemplos de la arquitectura tradicional de la Zaragoza barroca. Consta de un semisótano, una planta baja y dos plantas en altura y durante años perteneció a una familia que arrendaba las viviendas del interior. Sin embargo, ya en 1997, sus propietarios intentaban por activa y por pasiva vendérselo al Ayuntamiento de Zaragoza o a "cualquier otra institución". Alegaban que no tenían los medios necesarios para afrontar las reparaciones que se les exigían por tratarse de un edificio catalogado. Sin embargo, la intentona no prosperó y acabó siendo comprado por una constructora.

Cúmulo de desventuras

En el año 2003 ya pertenecía a Gótico Construcciones y Rehabilitaciones S. A., empresa que intentó de nuevo vendérselo al Consistorio pero que tampoco lo consiguió. De modo que abordó su rehabilitación conservando, tal y como se le exigía, la fachada, la caja de escaleras y las bodegas. El objetivo era vender por separado los apartamentos. La casualidad quiso que esto ocurriese en el año 2007, con la burbuja inmobiliaria a punto de estallar y la promoción resultó fallida. Al final la empresa terminó invirtiendo 3,5 millones en la reconversión conjunta en apartamentos turísticos tanto de este edificio como de otro (también histórico) situado en el número 7 de la calle del Pozo, a escasos metros. Este otro alberga 14 apartamentos y ahora también está siendo subastado.

En 2010 sendos edificios funcionaban ya como establecimiento extrahotelero bajo el nombre 'Apartamentos Los Sitios de Zaragoza' pero en marzo de 2011 la constructora propietaria entraba en concurso voluntario al no poder hacer frente al pago de las deudas acumuladas durante la crisis. El juzgado de lo mercantil número 1 de Zaragoza acordó la disolución de la compañía y desde entonces sus bienes han sido gestionados por un administrador concursal. La cantidad obtenida con la venta de estos dos edificios se destinará a cubrir parte de la deuda acumulada anteriormente por Gótico Construcciones y Rehabilitaciones. La cantidad reclamada es de cinco millones de euros.

Etiquetas
Comentarios