Despliega el menú
Zaragoza

Patrimonio condiciona la exhumación de dos aragoneses en el Valle de los Caídos

Exige un dictamen del Consejo Médico Forense y una demanda si los restos están mezclados con otros en la cripta.

Comienza la exhumación de los dos hermanos de Calatayud en el Valle de los Caídos
Comienza la exhumación de los dos hermanos de Calatayud en el Valle de los Caídos
Enrique Cidoncha

La entrada en la cripta del valle de los Caídos de los técnicos del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) el pasado lunes es el primer capítulo de una historia larga, pero no es suficiente para lograr la exhumación de los restos de varias víctimas de la Guerra Civil: los hermanos aragoneses Manuel y Antonio Ramiro Lapeña Altabás, nacidos en Villarroya de la Sierra (Zaragoza), y los soldados Pedro Gil Calonge, de Castejón del Campo (Soria) y Juan González Moreno, de Arriate (Málaga). Patrimonio Nacional ha impuesto nuevas exigencias, aconsejado por la Abogacía del Estado, para que se produzca la exhumación definitiva.

En una nota que hizo pública ayer, Patrimonio Nacional detalló que los trabajos de los técnicos del Instituto Torroja, del CSIC, se realizaron en días de cierre del Valle de los Caídos (lunes y martes) "para permitir que se desarrollen sin perturbaciones ni interferencias de ninguna clase". Su trabajo es comprobar el estado de la cripta del sepulcro de la basílica de la Santa Cruz del Valle de los Caídos para "establecer la viabilidad de acceso al tercer piso" y su "estado". El informe se entregará a finales de mayo, después de las dos jornadas de trabajo de campo de esta semana, a la que no tuvieron acceso las familias de las víctimas.

En el caso de que el Instituto de Ciencias de la Construcción Eduardo Torroja establezca la posibilidad de acceso, Patrimonio Nacional solicitará un dictamen del Consejo Médico Forense (un organismo creado en 2015 por el Ministerio de Justicia) para que se pronuncie sobre "el procedimiento aplicable a la localización, identificación y exhumación de los restos cadavéricos de los señores Lapeña, así como la práctica de la prueba de ADN". De hecho, concluye que "no se producirá ninguna actuación para la exhumación de restos mientras no se reciba dicho dictamen del Consejo Médico Forense".

"Terceros afectados"

Asimismo, para cumplir el auto del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción 2 de San Lorenzo de El Escorial, que aceptó la exhumación, Patrimonio Nacional advierte de que si los columbarios en los que pueden estar los restos de los hermanos Lapeña Altabás "se han convertido en un osario, en el que se encuentran confundidos con los restos cadavéricos de las demás personas inhumadas en el mismo piso de la cripta (...) deberá hacerse saber esta circunstancia a la familia". Sobre esta condición nueva, el Abogado del Estado exige que la familia de los dos aragoneses (no a la de los dos soldados) tendrá que interponer "una demanda ante la jurisdicción ordinaria" para que se pronuncie definitivamente sobre la exhumación solicitada, "si hay derechos de terceros afectados".

'Solo quieren marearnos'

La familia de los hermanos Lapeña Altabás no rebla ante los obstáculos que se presentan a pesar de que en 2016 ganaron en los juzgados el derecho a exhumar a Manuel y Antonio. Miguel Ángel Capapé, esposo de Purificación Lapeña, nieta de Manuel, indicó este martes que estas condiciones de Patrimonio Nacional "son nuevas". "Solo quieren marearnos" imponiendo "cosas desconocidas", dijo. Defienden que la ey de Memoria Histórica habla de "ponderar" si se puede o no la exhumación. "Mi suegra murió, mi suegro tiene 96 años y no van a ver al final que se traen los restos de su padre. Los nietos estamos peleando por ellos", señaló Capapé, quien recordó que las 30 denuncias interpuestas contra la exhumación "ya han desaparecido".

Etiquetas
Comentarios