Despliega el menú
Zaragoza

Atentados de los Grapo en Zaragoza desde 1980

Cronología de los atentados más importantes de la banda terrorista de los Grapo en Zaragoza desde 1980 a hoy.

Uno de los cadáveres yace entre manchas de sangre en el lugar del atentado terrorista de los Grapo a un furgón de Prosegur frente a la fachada de Galerías Primero ubicado en el barrio zaragozano de Monsalud, el 7 de abril de 1993.
Uno de los cadáveres yace entre manchas de sangre en el lugar del atentado terrorista de los Grapo a un furgón de Prosegur frente a la fachada de Galerías Primero ubicado en el barrio zaragozano de Monsalud, el 7 de abril de 1993.
Guillermo Mestre / Heraldo de Aragón

Zaragoza ha sido un punto importante en la estrategia terrorista en numerosas ocasiones tanto de los Grapo como de ETA, pero fueron los primeros los que causaron la primera víctima mortal.

19 de noviembre de 1980:

Los activistas de la banda Angel Bergado y Fernando Vilaboa dispararon casi a quemarropa contra el coronel del Ejército del Aire Luis Constante Acín, en la confluencia de la calle Alférez Provisional con la Gran Vía. La víctima falleció unos días después.

30 de mayo de 1983:

Además de los asesinatos, los Grapo habían realizado otras acciones en nuestra ciudad. El 30 de mayo de 1983 hacia las tres de la madrugada su objetivo fue la delegación de la empresa Rank Xerox Española S. A., situada en la calle Fray Luis Amigó, número 2, donde hizo explosión un artefacto sin que, afortunadamente, se produjera ninguna víctima. El artefacto explosivo estaba compuesto por un kilo de pólvora prensada, accionada por un mecanismo de relojería.

Año 1984:

A lo largo del año 1984 diversos empresarios y profesionales zaragozanos recibieron cartas amenazadoras, firmadas por los Grapo, en las que se les exigía el pago de diversas cantidades en concepto de impuesto revolucionario. Estas mismas operaciones de extorsión se repitieron en febrero de 1992.

Año 1985:

A raíz de las numerosas detenciones realizadas a principios de 1985 en diversos puntos de España, la policía descubrió en enero de ese mismo año un piso franco que la banda había utilizado en la calle Don Pedro de Luna. Ese mismo año el Grapo José Francisco Cela fue detenido cerca de Pina de Ebro cuando viajaba en tren a Barcelona.

27 de febrero de 1986:

Zaragoza vivió horas de tensión, cuando tres miembros de los Grapo intentaron atracar una sucursal de la CAI en la calle de las Madres de la Plaza de Mayo, en el barrio de Monsalud. Tomaron como rehenes a varios clientes y empleados de la entidad y se atrincheraron en el interior de la oficina. Tras una tensa negociación los dos terroristas -Rogelio Vázquez y Juan José Donoso- se entregaron a la policía. El tercer miembro del comando, Benjamín Grande Serrano, fue detenido al mes siguiente en Valladolid. En esta ocasión los terroristas habían utilizado un piso franco situado en el barrio de Las Fuentes, donde la policía localizó munición y abundante información sobre destacadas personalidades de Zaragoza.

27 de marzo de 1990:

Los Grapo cometieron un nuevo asesinato en nuestra ciudad. Los terroristas Guillermo Vázquez Bautista y María Jesús Romero entraron en la consulta del doctor José Ramón Muñoz, situada en el paseo de la Constitución, y le dispararon en la cabeza con una pistola; Muñoz había prestado asistencia a los presos de los Grapo durante la huelga de hambre que realizaron durante un año para solicitar su reagrupamiento en su único centro penitenciario.

22 de julio de 1991:

Un furgón blindado de la empresa Prosegur era asaltado por cuatro hombres y una mujer en la calle Verónica de Zaragoza a las 8.30 de la mañana. En un principio las Fuerzas de Seguridad no relacionaron a la banda terrorista con el suceso, sin embargo la descripción de los asaltantes facilitada por testigos llevó al convencimiento de que los Grapo estaban detrás del hecho. La sangre fría y la valentía del conductor del furgón blindado frustraron el atraco en pleno centro de Zaragoza. Las investigaciones policiales llevaron primero a la detención en Madrid, a finales de septiembre del 91, del supuesto activista Juan Carlos Alegret Calero y posteriormente, el 29 de septiembre, al descubrimiento de un piso franco que la banda terrorista mantenía en Zaragoza, en el número 95 de la calle Tenor Fleta. Alegret, en compañía de Isabel Santamaría del Pino, habían alquilado el piso desde donde prepararon el frustrado atraco al furgón blindado. Ambos se hacían pasar por hermanos. Por el escondite debieron pasar hasta siete miembros de los Grapo durante los once meses en que el piso estuvo alquilado.

14 de febrero de 1992:

Después de colocar dos artefactos de escasa potencia en una subestación eléctrica en Monzalbarba a finales de diciembre de 1991, un nuevo atentado de los Grapo estuvo a punto de provocar una catástrofe en Zaragoza. Los terroristas colocaron en la madrugada del 14 de febrero de 1992 varios artefactos explosivos de fabricación casera en la estación reductora del gasoducto de Enagás en Cuarte, en las proximidades de la capital aragonesa. Las explosiones originaron un pavoroso incendio, que llegó a deformar las vías de ferrocarril próximas al lugar de los hechos. La explosión causó el corte del suministro de gas en numerosas zonas de la ciudad, pero afortunadamente no se produjeron daños personales. Unas semanas antes las fuerzas de seguridad habían rastreado diversas poblaciones de la Sierra de Guara dónde sospechaban que algunos terroristas de los Grapo podían estar refugiados. Zaragoza se mantuvo en situación de alerta antiterrorista a lo largo de la mayor parte del año 1992. La policía consideraba como muy probable que tanto los Grapo como ETA mantuvieran aun alguna infraestructura en nuestra ciudad y se temía que pudieran utilizarla para llevar a cabo nuevas acciones. Estas sospechas quedaron trágicamente confirmadas en el siguiente atentado.

7 de abril de 1993:

Miércoles santo, los activistas Isabel Santamaría del Pino, Pedro Luis Cuadrado Delabat y Valentín Benito Iñigo murieron en Zaragoza al estallarles un artefacto explosivo que iban a adosar a un furgón de la empresa de seguridad Prosegur, con la intención de robar la recaudación que acababa de recoger en los almacenes Galerías Primero situados en el polígono de Monsalud, en la calle Madres de la Plaza de Mayo. A consecuencia de la deflagración resultó muerta en el acto una cuarta persona, Pedro Manuel Escuder, vigilante de Prosegur, y otras cuatro resultaron con heridas de diversa consideración. El líder de la banda, Fernando Silva Sande, logró escapar en compañía de otros dos miembros de la organización, y con los ocho millones de pesetas que había en las sacas del furgón.

27 de junio de 1995:

El empresario zaragozano Publio Cordón, presidente de la compañía de seguros PREVIASA y del grupo hospitalario Quirón, desaparece en extrañas circunstancias cuando hacia deporte a primera hora de la mañana cerca de su casa, en las proximidades del Canal Imperial. Cordón fue sorprendido por cuatro grapos (Concepción González, José Ortín, Enrique Cuadra Echeandía y Fernando Silva Sande). Se lo llevaron en una furgoneta y después lo metieron en un Renault 18 para transportarlo hasta la localidad de Lyon (Francia). Nadie podía pensar entonces que el cautiverio se podría prolongar durante tantos años. Su cadáver no ha aparecido aún.

6 de febrero de 2006:

Los Grapo reaparecían en Zaragoza tras cinco años sin cometer un asesinato en España. Lo hacían matando a la empresaria Ana Isabel Herrero Izquierdo e hiriendo gravemente a su marido, Francisco Colell, al ser tiroteados por miembros de la banda terrorista en la salida del garaje del número 11 de la calle de Cervantes de Zaragoza.

El Tribunal Supremo (TS) confirmó en noviembre de 2010 la sentencia que condenó a penas de entre 79 años y 82 años de prisión (242 años, en total) a los miembros de los grapo Israel Clemente, Jorge García Vidal y Juan García Martín por el asesinato de la empresaria.

Etiquetas
Comentarios