Despliega el menú
Zaragoza

Condenado a 10 años de cárcel el hombre que abusaba de su sobrino en reuniones familiares

La Audiencia de Zaragoza también obliga a Ángel Francisco Cortés, de 54 años, a indemnizar a la víctima con 12.000 euros "por daños morales, secuelas y lesiones".

Audiencia Provincial de Zaragoza.
El juicio se celebró el pasado 7 de marzo en la Audiencia Provincial de Zaragoza.
Heraldo.es

La Audiencia de Zaragoza ha condenado a Ángel Francisco Cortés, de 54 años, a 10 años de cárcel por un delito continuado de abusos sexuales a un menor de 16 años. La gravedad de los hechos es aún mayor teniendo en cuenta que el niño era nieto de una hermana del encausado, una circunstancia que el tribunal ha estimado aplicando la agravante de "prevalimiento por parentesco".

Los magistrados de la Sección Tercera dan por probado en su sentencia que este hombre abusó de su sobrino-nieto durante ocho años, desde que el tenía 6 hasta que cumplió los 14, durante cumpleaños, navidades y otras reuniones familiares. En el juicio, que se celebró el pasado 7 de marzo, el menor declaró que durante una estancia vacacional en Uncastillo, cuando contaba con 7 años, su tío "se las apañó" para quedarse solo en una habitación con él, se bajó los pantalones y le instó a que le tocara el pene y después realizó idénticas acciones con el niño.

Otro de los graves episodios que se narraron durante la vista sucedió cuando la víctima había cumplido 12 años, y hasta en dos ocasiones, Ángel Francisco Cortés le practicó felaciones (una vez en el portal de la vivienda del niño y la otra en el piso del acusado en Nochevieja, aprovechando que el nieto de su hermana se había quedado a dormir allí). En uno de esos episodios, incluso, obligó al menor a practicarle una a él. El menor testificó durante el juicio, unas declaraciones que los magistrados consideran "persistentes, claras y contundentes".

El procesado, que está en prisión por estos hechos desde el 11 de abril de 2017 (un tiempo que le será descontado de la pena impuesta), permanecerá en libertad vigilada durante ocho años cuando expire la condena que le ha puesto el tribunal y tendrá prohibido acercarse a la víctima a menos de 300 metros y comunicarse con ella durante este tiempo. Además, se le impide ejercer durante cinco años cualquier profesión que implique "contacto regular y directo" con menores y tendrá que indemnizar a la víctima y a su madre, personados ambos como acusación particular, la cantidad de 12.000 euros "por daños morales, secuelas y lesiones".

La Fiscalía pedía para el procesado una pena de 12 años de cárcel por un delito de abuso sexual y 6.000 euros en concepto de responsabilidad civil por unos hechos que consideró de "extraordinaria gravedad". Por su parte, la acusación particular, ejercida por Carmen Alquézar en nombre de la familia del menor, solicitó la misma pena de prisión pero elevó la responsabilidad hasta 24.120 euros por los daños morales, las secuelas y el coste de la terapia a la que se están sometiendo tanto la víctima como sus padres y su hermana pequeña.

Etiquetas
Comentarios