Despliega el menú
Zaragoza

Teruel se aproxima a tener más pensionistas que ocupados

En más de 500 municipios aragoneses el volumen de personas mayores de 65 años supera al de trabajadores.

Se prestará especial atención a los reumatismos del anciano
Teruel se aproxima a tener más pensionistas que ocupados.

El año 2017 ha cerrado con el mejor dato de afiliación a la Seguridad Social de los últimos años en un mes de diciembre (en junio o septiembre siempre se suelen registrar mejores cifras, debido a la contratación de verano). Sin embargo, esto no es suficiente para asegurar la continuidad del sistema de pensiones. Mientras que Aragón ha finalizado el año con 554.095 ocupados, se ha registrado un aumento de las pensiones hasta llegar a las 300.719.

Con estos últimos datos, la proporción entre pensiones y trabajadores supera el 54%. Una cifra que en términos generales no es preocupante, pero que, analizada por provincias, sí que puede empezar a dar algún quebradero de cabeza. Teruel es una de las diez provincias españolas donde hay un mayor porcentaje de pensionistas en relación al número de ocupados. Esto supone que, según los datos del Ministerio de Empleo y Seguridad Social (referidos a diciembre de 2017), haya 36.104 pensiones por los 52.933 ocupados. La proporción entre ambos colectivos supera el 68%.

Por su parte, tanto Huesca como Zaragoza se encuentran cerca de la media española. En concreto, la relación entre pensionistas y jubilados es del 52,27% en España, mientras que en la provincia de Zaragoza es del 52,75% y en la de Huesca, del 55,83%. Unos números no tan alarmantes como los que se están registrando últimamente en Teruel. Aún así, el verdadero problema se concentra en Galicia. Orense ha sido la primera provincia en la que el número de pensiones ha superado al de cotizaciones. En la actualidad, cuenta con 109.062 pensiones frente a los 101.751 trabajadores.

De manera muy cercana le siguen Lugo (con 120.151 ocupados y 117.500 pensionistas) y León (142.587 por 154.728 personas cotizando). En el lado opuesto se encuentra Almería, donde el número de pensiones supone un 36% de la cifra de afiliados, un porcentaje similar al de Madrid y al de las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla (con un 38 y un 34% respectivamente).

La ratio de dependencia tampoco repunta. A nivel nacional, se sitúa en los 2,23 trabajadores por cada pensionista, la cifra más baja registrada desde 1999. La situación en Aragón tampoco es muy halagüeña, ya que ronda los 2 ocupados por pensionista. Las recomendaciones para garantizar el sistema de pensiones a largo plazo marcan que haya, al menos, una ratio de dos trabajadores, por lo que podría ser sostenible.

Sin embargo, las bajas cotizaciones que tienen hoy en días muchos trabajadores y los contratos temporales provocan que no haya una seguridad respecto al futuro de las pensiones. De hecho, estos días se están buscando soluciones para esta cuestión dentro del marco del Pacto de Toledo; aunque todavía no se han registrado importantes avances.

Un problema que se repite en más de 500 municipios

La reducción de la natalidad y la longevidad de la población, junto al empleo de baja calidad, son las principales razones que impulsan el crecimiento de pensionistas frente al número de afiliados a la Seguridad Social. Teniendo en cuenta esta cuestión, no es de extrañar que la provincia de Teruel sea la que registre peores datos en la comunidad aragonesa. Un problema que se repite en la mayoría de los municipios aragoneses, donde las oportunidades laborales son escasas y solo residen personas de más edad. Según los datos publicados en el padrón de 2017 y en la afiliación a la Seguridad Social (de enero de 2017), unos 500 municipios aragoneses cuentan con más población mayor de 65 años (la gran mayoría de ellos son pensionistas) que trabajadores.

El volumen de población mayor de 65 años es el dato más cercano y fiel al de número de pensionistas (ya que no se publica esta información relativa a los municipios españoles). De hecho, es ligeramente más reducido. Según los datos del Ministerio de Empleo y Seguridad Social, en enero de 2017 había 36.000 jubilados en la provincia de Teruel, mientras que se registraban 32.422 personas mayores de 65 años. No hay que olvidar que en las pensiones también se incluyen las de viudedad, incapacidad, orfandad y a favor de familiares. De este modo, se puede sostener que alrededor del 70% de los municipios aragoneses tienen más jubilados que ocupados.

Esto ocurre principalmente en aquellos con un bajo volumen de población, en concreto, en los que no superan los 2.000 habitantes. Muchos de estos municipios ni siquiera llegan a tener cinco habitantes ocupados. Ejemplo de ello son Vistabella, Santa Cruz de Nogueras, Palo o Alforque. Es necesario destacar que esta situación es mucho menos común en los municipios de la provincia de Huesca, que suelen tener más actividad gracias al turismo que genera el Pirineo aragonés y otros empleos ligados a la agricultura y la ganadería.

En estos casos, además de los problemas anteriormente nombrados, la despoblación juega un papel fundamental. Por ello, el Gobierno de Aragón puso en marcha un plan con 380 medidas para igualar las condiciones de vida y las oportunidades económicas entre los pueblos y las ciudades de Aragón. La directriz organiza las medidas de acción contra la despoblación en 15 ejes que abordan cuestiones demográficas, de estímulo económico, de prestación de servicios y de gestión administrativa.

Etiquetas
Comentarios