Despliega el menú
Zaragoza

ZEC aprueba la urbanización del 'outlet' de Torre Village... tras frenarla hace solo cuatro días

Las obras en la antigua fábrica de Pikolin costarán 10,5 millones y comenzarán de forma "inminente". Los promotores se comprometen a pagar los nuevos accesos de vehículos que haya que habilitar.

Antiguas instalaciones de Pikolin en la carretera de Logroño, donde se construirá Torre Village.
Antiguas instalaciones de Pikolin en la carretera de Logroño, donde se construirá Torre Village.
Toni Galán

Torre Village ya tiene su proyecto de urbanización aprobado. Tras una semana intensa de amagos por parte del gobierno, informes exprés y comparecencias en Urbanismo, el ‘outlet’ proyectado para las antiguas instalaciones de Pikolin en la carretera de Logroño ya se puede empezar a urbanizar. Para levantar los edificios habrá que esperar, ya que necesitarán de nuevos permisos municipales. El grupo Iberebro, promotor del proyecto, confía en que de forma "inminente", tal vez este mismo mes, ya haya máquinas urbanizando el terreno, en unos trabajos en los que invertirá 10,5 millones de euros.

Las obras de urbanización son las que engloban la preparación del recinto para levantar después el ‘outlet’, y reúnen conceptos como la obra civil sobre el terreno, la colocación del alumbrado público, la electrificación del terreno, el desvío de una acequia, la instalación del gas y las telecomunicaciones... Con este trámite en la mano, Iberebro puede empezar a construir un ‘outlet’ para el cual mantiene la fecha de apertura para el último trimestre del año que viene, a pesar de lo apurado de los plazos.

El gobierno de ZEC tenía previsto aprobar el proyecto de urbanización el pasado lunes. Sin embargo, a última hora decidió retirarlo del orden del día por unas supuestas dudas con los accesos previstos para el recinto. El pasado 21 de noviembre, el servicio de Ordenación y Gestión Urbanística del Ayuntamiento ya propuso la aprobación definitiva del proyecto de urbanización, pese a lo cual el gobierno decidió retrasarlo y pedir nuevos informes a dos servicios municipales.

En uno de ellos, se exigía que los promotores comparecieran en el Ayuntamiento y asumieran expresamente "los costes derivados de la solución de accesos pendientes", tanto los que generarán "la ejecución de obras" como los posibles de "obtención de terreno", si esto fuera necesario. Los promotores certificaron estas condiciones el jueves ante Urbanismo, a pesar de que ya lo habían hecho previamente, y de que es con el Ministerio de Fomentocon quien tienen que concretar cómo se dibujan definitivamente esas entradas.

En principio, la solución puede pasar por crear una entrada directa sobre uno de los viales de servicio de la carretera de Logroño, en vez de situar un giro directo desde la propia carretera a la altura del ‘outlet’. No obstante, estos términos deberá pactarlos la empresa promotora con la Demarcación de Carreteras de Aragón, dependiente del Ministerio de Fomento.

Ayer mismo, solo un día después de que los representantes de Iberebro se pasaran por el Ayuntamiento, el gobierno de ZEC aprobó definitivamente el proyecto de urbanización del área. Lo hizo, al igual que ya preveía hacer el lunes pasado, con una serie de condiciones particulares que tendrá que cumplir la empresa, referidas a la urbanización general, al saneamiento, a las zonas verdes, al mobiliario, a los servicios públicos y al plan de seguimiento y control de hundimientos.

La empresa Iberebro comunicó ayer que el permiso municipal recibido supone "el pistoletazo de salida para las obras de Torre Village". Además, se comprometió a hacer "un proyecto específico ante el Ministerio de Fomento que incluya el análisis de los accesos al complejo comercial y las posibles afecciones viales que su desarrollo e implantación pudieran generar".

Un polo de atracción

Los promotores han afinado en los últimos meses sus previsiones iniciales, así como el diseño que tendrá Torre Village. Según anuncian, el recinto tendrá una superficie alquilable de 66.000 euros, entre la zona ‘village’ –con unas 90 tiendas de moda al aire libre–, la de medianas superficies –donde ya está Bauhaus– y la de restauración. Generará una inversión de 60 millones de euros, con la creación de 1.000 puestos de trabajo directo y 800 indirectos. Confía en atraer público de comunidades vecinas y del sur de Francia.

Etiquetas
Comentarios