Despliega el menú
Zaragoza

Gastronomía

Jornada micológica en Sediles sin salida al monte a buscar setas

La sequía ha causado estragos y este año no hay hongos, por lo que la localidad ha tenido que comprarlos.

Carmen Pablo prepara las setas en su cocina, en los preparativos de la jornada micológica.
Carmen Pablo prepara las setas en su cocina, en los preparativos de la jornada micológica.
Macipe

Las jornadas micológicas que se celebran desde hace diez años en noviembre en la localidad de Sediles no incluyen en la presente edición la tradicional salida al monte a buscar setas. Este año, las jornadas tendrán un carácter exclusivamente gastronómico. "En otras ediciones salíamos al monte, recogíamos las setas, las traíamos y con ellas elaborábamos algunos platos", explica Carmen Pablo, concejal del Ayuntamiento y una de las organizadoras de la cita. "Esta vez es imposible, está todo más seco que seco", añade.

Ante esta situación, y con el propósito de mantener un evento "con mucho arraigo en el pueblo", puntualiza Pablo, desde el Consistorio han tomado la decisión de comprar cerca de 8 kilos de hongos para poder continuar con las jornadas, aunque con otro carácter.

Cena y vermú con hongos

"El año pasado también había pocas y ya tuvimos que comprar porque no había tantas como para que todos las pudiéramos probar", reconoce la responsable municipal. Ya en 2016, en la novena edición, se adquirieron en Mercazaragoza distintas bandejas de hongos, como champiñones, ‘shiitakes’ o setas de cardo, y otras deshidratadas o en botes. "Muchas las conservamos para aprovecharlas más adelante", añade Carmen Pablo.

Los 8 kilos que se han comprado este año se sirvieron ayer en una cena, donde parte del menú tuvo como protagonista a las setas. Asimismo, se servirá hoy un vermú, en el que de nuevo los hongos serán los protagonistas. A la cena se apuntaron cerca de 30 personas, y se espera un número similar para el vermú de hoy. "Gracias a estas jornadas se van conociendo más especies de setas, como los boletus, las macrolepiotas o las llanegas. Antes, mayoritariamente, solo se buscaba el rebollón", reconoce Carmen Pablo.

De hecho, en ediciones anteriores se llegaron a recoger en las faldas de la Sierra Vícor hasta 45 variedades diferentes de hongos. A este acercamiento también contribuía el trabajo de la micóloga ya que, como puntualiza la concejal, "aunque muchos tipos de setas los conoces, ella (por la micóloga) nos explicaba detalles enriquecedores".

Etiquetas
Comentarios