Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

La densidad de población baja a 97 personas en Zaragoza

En el periodo de 2002-2016 la ciudad ha logrado mantener los ratios de proximidad a los equipamientos referenciales.

Vistas de Zaragoza desde la Basílica del Pilar.
La densidad de población baja a 97 personas en Zaragoza

En el periodo 2002-2016 la población zaragozana empadronada se ha incrementado un 14,9 %, mientras que la superficie urbanizada de carácter residencial ha crecido un 39,21 %, con lo que la densidad de población por hectárea urbanizada ha pasado de 116,7 a 96,81.

Pese a este desequilibrado crecimiento entre población y superficie, la ciudad ha logrado mantener los ratios de proximidad a los equipamientos referenciales, e incluso se han mejorado cuantitativa y cualitativamente en algunos de ellos.

Así se recoge en el estudio de actualización del indicador de la Agenda 21 Local de sostenibilidad urbana, en el que se valoran la disponibilidad de infraestructuras, equipamientos y servicios para la población de Zaragoza en el periodo 2002-2017.

El estudio ha sido realizado por el profesor Ángel Pueyo y el investigador Sergio Valdivielso, de la Cátedra de Territorio, Sociedad y Visualización de Datos de la Universidad de Zaragoza.

La concejala de Medio Ambiente y Movilidad del Ayuntamiento de Zaragoza, Teresa Artigas, ha destacado "el orgullo de ser una ciudad de 700.000 habitantes, que es capaz de cuidar a su gente ofreciendo una cantidad de servicios equivalentes a una gran ciudad pero con una calidad asimilable a las de un municipio pequeño".

El estudio, que se puede consultar en la web municipal, analiza multitud de parámetros como la accesibilidad a transporte público, mercados, colegios, bancos, zonas verdes o centros de salud.

Lo más destacado es que se mantienen las densidades y el compactado de la ciudad, así como la accesibilidad de la población por manzanas urbanas a distintos equipamientos y servicios.

Los barrios tradicionales han mejorado la accesibilidad a casi todos los equipamientos estructurantes (centros de salud, centros educativos, zonas verdes, transporte público, centros culturales y equipamiento deportivo).

Los nuevos barrios tienen mejoras, pero todavía están en fase de maduración y de crecimiento en servicios hasta equipararse con los tradicionales.

También hay una mejora muy importante en corredores verdes y sistemas de espacios abiertos y parques, lo que supone un cambio en el modelo medioambiental, que se está percibiendo emocionalmente por la población.

La red de transportes garantiza una correcta accesibilidad a los servicios y población, aunque tiene que orientar sus esfuerzos a mejorar su eficiencia, conectividad e intermodalidad.

Hay una apuesta por el desplazamiento sostenible, a pie o con vehículo privado de bajo impacto -tranvía, bicicleta y vehículo eléctrico o compartido-, que se observa en la red de carriles bici y espacios de relación.

Asimismo, se están generando nuevos espacios de productividad y diversidad económica ligados a nuevos modelos digitales (comercio online o banca electrónica, entre otros), que se visibiliza en nuevos emplazamientos en la ciudad.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión