Zaragoza

Kico, vuelve a casa

Una zaragozana inicia una campaña en redes para recuperar el peluche extraviado de su hija.

Daniela, con su peluche Kico.
Daniela, con su peluche Kico.

“Os escribo con lágrimas en los ojos porque ayer perdimos a Kiconico en el Carrefour del Actur”, así comenzaba el post de Susana Marco, una madre zaragozana que ha iniciado una campaña en redes para recuperar el peluche extraviado de su hija.

“El pasado jueves por la mañana fuimos a comprar al hipermercado y lo sacamos de la mochila después de pagar para meter algunas cosas dentro, y me lo debí de dejar allí. También cabe la posibilidad de que nos lo dejáramos en la parada del tranvía”, recuerda.

Como explica Marco, se trata de un objeto muy especial para su hija, Daniela, de 5 años, y tiene “un valor sentimental incalculable”. Se trata de un pequeño ratón de color rosa –producto de Imaginarium- que le regalaron unas tías antes de nacer. “Yo todavía estaba embarazada cuando me lo dieron. Dormía con él cada noche y nunca lo sacábamos de casa para nada. Este día fue una excepción”, lamenta.

Por eso, además de llamar a la Oficina de Objetos Perdidos y al propio establecimiento, la zaragozana decidió poner un cartel en la parada del tranvía del hipermercado –en dirección al centro, barrio en el que residen- y subir lo ocurrido a varios grupos de Facebook. “He leído muchas historias parecidas en las que ha funcionado. Tenía que intentarlo. Sé que habrá personas que pensarán que es una tontería, pero cualquier madre habría hecho lo mismo”, añade.

Precisamente, fue por este motivo por el que decidió subir esta información a varios grupos de madres de la capital aragonesa, logrando que más de 500 personas compartieran el post en tan solo unos días.

“Las redes tienen sus peligros pero también cosas buenas, y pensé que sería más fácil llegar a más gente, pero no me esperaba las reacciones y que tanta gente se interesara en lo ocurrido”, explica emocionada. “Lo que más me ha sorprendido es la respuesta de tantas personas, sobre todo de otras madres, que no me conocen de nada”, asevera.

Un nuevo Kico para Daniela

Entre ellas, ha recibido ideas para hacerse con un nuevo ejemplar, anuncios de peluches de segunda mano, llamadas y mensajes de ánimo de gente anónima… y, lo más importante: un nuevo Kico para su hija Daniela. “Me llamó la madre de una niña de 5 años de Zaragoza, Ángela, y me dijo que tenían uno igual y que ellas no lo usaban. Quedamos ayer y me lo regaló, y esta noche ya ha dormido con él”, afirma Marco.

Sin embargo, y aunque su hija no es muy consciente de lo que realmente ha ocurrido, Marco no pierde la esperanza de que Kico vuelva a casa. “Ella es pequeña y no es consciente de que lo ha perdido, a veces me pregunta que cuando vuelve, yo le digo que lo sigo buscando. La verdad es que yo todavía no he perdido la esperanza de que aparezca”, asegura Marco. “Tan solo espero que, si lo ha recogido alguien, lo tenga otro niño y lo esté disfrutando”, concluye.

Etiquetas
Comentarios