Despliega el menú
Zaragoza

El Cipotegato desafía una lluvia de globos de agua en Tarazona

Un año más, este tradicional personaje ha estado presente en la fiesta por el final de los talleres de verano de la localidad.

El Cipotegato desafía una lluvia de globos de agua en Tarazona
El Cipotegato desafía una lluvia de globos de agua en Tarazona
Nora Bermejo

Los niños que van al segundo turno de los talleres de verano de Tarazona ya han cantado eso de ‘Cipote, Cipote’ con dos días de antelación. El Cipotegato ha visitado este viernes por la mañana las instalaciones de la ludoteca municipal para participar en la fiesta por el final del taller.

Es una cita tradicional ya desde hace unos cuantos veranos, una iniciativa que los niños esperan con ganas porque les sirve para empezar a prepararse para las fiestas patronales de la ciudad que arrancan el domingo. Eso sí, en vez de tomates le lanzan globos de agua y bajo la figura arlequinada se esconde uno de los monitores y no el turiasonense elegido en el sorteo que saldrá el domingo del ayuntamiento.

Como el sol y el calor han estado presentes, los niños encantados de mojarse con el agua. A las doce del mediodía, como marca la tradición, el Cipotegato ha desafiado los lanzamientos de globos mientras los niños afinaban su puntería. Al final, se ha subido a hombros de otro compañero entre los aplausos y gritos de los pequeños, todos vestidos de blanco y azul, y ha escalado hasta lo más alto de un columpio como si de la estatua se tratase.

“Este año hemos tenido suerte porque un monitor de la ludoteca se disfrazó en carnaval con su cuadrilla de Cipotegato y sus acompañantes de fiestas y gracias a él hemos conseguido que nos prestasen el traje”, ha explicado la responsable de la ludoteca, Tania Alonso.

Normalmente efectúan cada año el traje con materiales de manualidades que resistan al agua y el resultado no siempre ha sido el deseado, aunque lo que importante es lo bien que se lo pasan los niños. “A los más pequeños les cuesta un poquito porque les da miedo, pero nos adaptamos y lo ven con su monitora desde dentro de la ludoteca y los mayores lo viven de una manera muy intensa”, ha dicho Alonso.

Ha habido doscientos niños en el mes de agosto, una cifra superior a la misma época en otros años. Como novedades en este turno han tenido música pedagógica que “gustó mucho  a los niños y a los monitores” con el Cuarteto Turiaso y un taller de arte que se ha realizado por primera vez y que también contó “con mucha aceptación”.

Etiquetas
Comentarios