Despliega el menú
Zaragoza

“Nuestras ventanas dan a una calle sembrada de heces de perro”

Vecinos del entorno de la calle Rosellón, en San José, denuncian la situación de suciedad que se da en el andador Emilio de Arce.

Estado en que  se encuentra el Andador Emilio de Arce
“Nuestras ventanas dan a una calle sembrada de heces de perro”
P. S.

Quieren denunciar una situación que llevan “sufriendo años los vecinos de la calle Rosellón”, en el barrio de San José, y que tiene que ver con la presencia de excrementos caninos en el andador Emilio de Arce, vía peatonal que conecta la avenida Tenor Fleta con el camino Miraflores. “Nuestras ventanas dan a una calle sembrada de heces de perro”, resume Pablo Valios, residente en tal zona de Zaragoza.

Allí, según este, el lugar en el que se encuentra el arbolado “era antes una zona ajardinada”, pero “se fue destrozando y ahora ha terminado como un punto en el que los perros van a hacer sus excrementos”. En su opinión, “esta es una de las zonas con mayor concentración de heces por metro cuadrado de la ciudad” y, ahora en verano, “se notan también los olores”.

Valios habla de “falta de respeto y educación” y reconoce que los afectados ya no saben qué hacer para combatir la situación y tratar de prevenir estos comportamientos de parte de quienes pasean con los animales. “La queja es compartida e incluso algún vecino ha puesto en alguna ocasión un cartel, pero ha durado poco tiempo”, añade. Se han propuesto dar a conocer este escenario, “o bien hablar con el Ayuntamiento y estudiar alguna solución como vallar el perímetro”.

Por el andador transitaba este fin de semana Daniel, también vecino de San José que compartía parecido diagnóstico. “Suelo venir a hacer deporte por aquí y la zona del instituto Pablo Gargallo y de la vías dan un poco de asco”, decía el joven. En esta última, “no hay solo excrementos, también, restos de botellón”, apuntaba al tiempo que señalaba que “muchos vienen a pasear con los perros, recogen las heces, pero dejan por ahí las bolsas en lugar de tirarlas a la basura”.

La presidenta de la comunidad de vecinos de uno de los edificios de la calle Rosellón mostraba también su preocupación por la problemática. “El andador está descuidado, parece un vertedero y es una vergüenza en cuanto a excrementos, olores y basuras”, opinaba. A su juicio, “las hojas no se recogen, no se limpia ni tampoco se riega”, por lo que “tenemos intención de enviar un escrito o una denuncia solicitando su limpieza: queremos saber si ésta corresponde o no al Ayuntamiento de Zaragoza”, adelantaba.

Mientras, Fernando Benítez, residente en la cercana calle Zaragoza la Vieja, que caminaba hace unos días con un pequeño yorkshire, aseguraba que son numerosas las personas que pasean a sus mascotas por este mismo espacio. “Yo llevo siempre bolsa y recojo los excrementos. De vez en cuando vienen barrenderos, pero la zona está hecha una porquería. En cambio, el parque de La Granja está bastante curioso”, confrontaba.

Etiquetas
Comentarios