Despliega el menú
Zaragoza

De las algas del Ebro, a la suciedad del Huerva

Nubes de mosquitos o malos olores son los efectos de esta situación.

La imagen del río Huerva que se ve desde el puente de su desembocadura, a la altura del barrio Las Fuentes, es una masa de suciedad. Envases, botellas, plásticos, tetrabriks y envoltorios flotan sobre un agua aparentemente estancada. Una situación que incomoda a los vecinos de la zona. “La semana pasada, ya vimos peces muertos y mucha basura en las algas”, cuenta José Luis Ibáñez, miembro de la Junta Directiva de la Asociación de Vecinos Las Fuentes-Tramacastilla.

Además, la suciedad provoca “malos olores, hay muchos mosquitos, puede traer ratas y todo ello desembocar en infecciones”, indica, preocupado, Ibáñez . “Esto no es nuevo. Pasa todos los años y tendrían que estar alerta”.

Desde la asociación sienten cómo “se pasan la pelota” entre la Confederación Hidrográfica del Ebro  (CHE) y el Ayuntamiento de Zaragoza, pero “la suciedad sigue estando”. Un problema que en cualquier caso ha sido generado “por los ciudadanos que han tirado la basura”, avisan desde el consistorio de la capital aragonesa.

Fuentes municipales aclaran que “la zona húmeda de los ríos es tarea de la CHE”. “La brigada de ríos del ayuntamiento cuenta con cuatro operarios que se encargan de la limpieza de los caminos y zonas próximas a los cauces, pero no del contenido, aunque alguna vez tengan que actuar”, confirman las mismas fuentes.

“No es nuestra competencia limpiar el tramo urbano, aunque participemos en actuaciones puntuales, como grandes avenidas”, rebaten desde la CHE. “Cuando el caudal es más bajo hay menos arrastre y más vegetación, lo que provoca que los restos que puede haber en el río se queden en las algas”, explican desde la entidad. Unas algas que, al margen del bajo caudal actual, han aumentado desde la construcción del azud del Ebro, afirman fuentes municipales.

Etiquetas
Comentarios