Despliega el menú
Zaragoza

Una polémica actuación de los cabezudos en La Muela reabre el debate

Los padres de tres niñas denuncian que recibieron golpes, los cabezudos lo niegan, la comisión de fiestas resta importancia a lo sucedido.

Foto de archivo de una comparsa de cabezudos
Foto de archivo de una comparsa de cabezudos
P. S.

Como cada verano, los cabezudos vuelven a salir por las calles de los pueblos con motivo de las fiestas. Una tradición de carreras y azotes que se repite en cada localidad de Aragón para disfrute de los más pequeños, pero que no está exenta de la polémica.

El último caso ha ocurrido en La Muela. Unos padres denunciaron los golpes que recibieron sus hijas de 12 años en las fiestas de San Antonio, celebradas el pasado 10 de junio. Esta denuncia ha sido sobreseída provisionalmente por el juzgado de La Almunia de Doña Godina.

Según aseguran los padres, los cabezudos "acorralaron a las menores en un callejón sin salida" y empezaron a golpearles las piernas con sus látigos. Las niñas, que además pasaban por la zona por casualidad y no pretendían participar en la persecución de los cabezudos, necesitaron, al parecer, asistencia médica. Presentaban "eritemas, escoriaciones en ambas extremidades inferiores, longitudinales, que ocupan prácticamente la totalidad de la piel", señalan los padres citando el parte del facultativo.

Por eso, tras la decisión del juzgado, las familias implicadas lamentan que "se proteja de alguna manera estos hechos".

"En ningún momento se pretendía hacer daño"

Desde el grupo de cabezudos desmienten la versión ofrecida por las madres de las menores. Aseguran que acudieron a La Muela a petición de la Comisión de Fiestas y que lo hicieron de forma gratuita y voluntaria. Además, afirman que en ningún momento acorralaron a las jóvenes, que no podían encontrarse allí "por casualidad ya que el recorrido estaba vallado".

"En ningún momento se pretendía hacer daño y desde el principio se les quiso pedir perdón si se les había causado", explican. Una de las voluntarias asegura que recibió amenazas verbales de las madres, cuando éstas se presentaron "muy encendidas" tras el desfile.

La comisión de fiestas resta importancia a lo sucedido

Sin embargo, desde la comisión de fiestas de La Muela, que programó la actividad, restan importancia a lo sucedido y han explicado que los cabezudos que salieron a la calle "ya habían participado en la localidad en las fiestas de San Jorge sin que se hubiese producido ningún incidente".

Sin embargo, vista la polémica creada, la comisión decidió no contar con esta comparsa al fin de semana siguiente y fueron "unos chicos del pueblo" quienes volvieron a sacar a los cabezudos por las calles.

Una voluntaria del grupo de cabezudos acusado niega que fuese la comisión quien decidiese no contar con ellos, sino que fueron ellos quienes declinaron asistir por miedo a que pudiese volver a repetirse la misma situación.

El Ayuntamiento no se hace responsable de lo ocurrido porque, según ha explicado el alcalde del municipio, Adrián Tello, el Consistorio no organizó el acto.

Una polémica que se repite

No es nuevo este debate, varios padres ya han denunciado en HERALDO esta tradición que en algunas ocasiones se ha saldado con hematomas y erosiones en piernas y brazos.

En las fiestas del Pilar de 2012, un menor de 10 años tuvo que ser asistido en la ambulancia por varias contusiones producidas por un varazo en el pecho y los brazos durante una carrera por la plaza del Justicia.

En 2011, cuatro chicas de 15 años tuvieron que ser también asistidas, en un primer momento en el centro de salud del barrio y después en el servicio de urgencias del hospital Miguel Servet, por golpes de los cabezudos en las fiestas del barrio zaragozano de San José.

Asimismo, en las fiestas de Torrero del año 2005, una menor de 12 años precisó también se asistencia médica por daños en un costado y magulladuras en las piernas.

Etiquetas
Comentarios