Despliega el menú
Zaragoza

ZEC paralizará la reforma del Mercado Central si no alcanza 60 solicitudes para cubrir los puestos

Los detallistas tienen de plazo hasta el 10 de julio para optar a los 74 nuevos negocios. El gobierno descarta rebajar el canon durante el traslado provisional a San Juan de los Panetes.

El Mercado Central tiene actualmente 130 puestos ocupados y casi 40 cerrados.
El Mercado Central tiene actualmente 130 puestos ocupados y casi 40 cerrados.
Aránzazu Navarro

Tras las agridulces experiencias con la puesta en marcha del mercado de Valdespartera y la reforma del de San Vicente de Paúl, el gobierno de ZEC quiere cubrirse las espaldas. Así, el edil Pablo Muñoz confirmó ayer que existe una cláusula en los pliegos de condiciones por la que si no se alcanza el interés de un mínimo de 60 aspirantes a hacerse cargo de los nuevos puestos, el gobierno paralizará la reforma y se replanteará el modelo de la lonja, así como las condiciones para acceder a los 74 negocios que se crearán.

Los técnicos municipales, no obstante, son optimistas y auguran que podrá seguirse adelante con el proyecto de reforma porque "ha habido bastante movimiento, al menos, en la solicitud de información para acceder a los puestos", explicaban ayer fuentes municipales. Desde el pasado 15 de junio están publicadas en el Boletín Oficial de la Provincia las condiciones para solicitar los remozados mostradores y, aunque aún no hay un número oficial de peticiones, parece que la reforma ha generado interés entre los detallistas. El plazo acaba el 10 de julio y el pasado fin de semana ya se celebró una asamblea de trabajadores de la lonja en la que se examinaron los pliegos. Entre otros requisitos, el Consistorio exige que los aspirantes a un puesto tengan una experiencia previa de diez años y que desembolsen entre 47.000 y 70.000 euros de entrada, así como una cuota mensual durante los 50 años de concesión que supera los 90 euros.

Un traslado invernal

El concejal responsable de Urbanismo, Pablo Muñoz, explicó ayer en la comisión del área que el gobierno ya cuenta con el visto bueno de la comisión provincial de Patrimonio para levantar la gran carpa en la plaza de San Juan de los Panetes que albergará la lonja durante el tiempo que duren las obras. Muñoz dijo que entre enero y febrero del año que viene tendría que estar en pie la estructura para proceder al traslado de los detallistas.

Lo que sí descartó Muñoz fue la sugerencia del concejal del PP Ángel Lorén, que preguntó al gobierno si había contemplado rebajas en el canon durante los trabajos de reforma, dado que es común que se registre una caída de ventas y clientes cuando se producen traslados de este tipo. "Los detallistas saben desde el minuto uno cuáles son las condiciones de la concesión y el nuevo canon no resulta elevado: son unos 188 euros al mes, si se prorratea la aportación inicial y las cuotas durante los 50 años que se conceden los puestos", calculó ayer Muñoz.

Lorén se mostró sorprendido por que los costes de reforma del mercado se hayan elevado en 5 millones "desde que el expediente salió de Zaragoza Vivienda y pasó al área de Urbanismo". Aunque se dijo que serían 10 millones de inversión, las obras se estiman en 15, y Muñoz replicó que los incrementos se deben a que en las estimaciones iniciales no figuraba el IVA y, también, a que finalmente no se podrá poner una carpa adjunta a los pórticos de hormigón de Lanuza sino que habrá que levantar de cero un mercado provisional junto a San Juan de los Panetes, cuya estructura sería después reutilizable. En el primer caso se planteaba que los detallistas pudieran utilizar las cámaras frigoríficas de los sótanos, pero el área de Sanidad de la DGA advirtió de que la venta y las obras podrían ser incompatibles –había dudas también sobre cómo solucionar la carga y descarga– con lo que se corría el riesgo de que se detuvieran los trabajos.

Además, un estudio posterior demostró que los forjados y los tirantes que se creían en buen estado también habrán de reforzarse, "mejorando los cerramientos aunque manteniendo en todo caso una estructura liviana". Aunque durante la comisión de ayer no se quisieron mencionar plazos, la planificación indica los trabajos de reforma durarán un año. "Siempre pasan cosas que pueden dilatar los previsiones", advirtió Muñoz, que sí dijo que el objetivo es que haya "los mínimos retrasos posibles".

Etiquetas
Comentarios