Despliega el menú
Zaragoza

El juez decide no enviar a prisión al investigado por la explosión de gas en Tenor Fleta

Los vecinos pedían que se le prohibiera acercarse al edificio siniestrado, pero el instructor tampoco lo estima necesario.

La onda expansiva derribó parte de la fachada del edificio
La onda expansiva derribó parte de la fachada del edificio
Guillermo Mestre

Carlos Roberto Román, el hombre de 51 años al que la Policía considera responsable de la gran explosión de gas que el pasado 12 de noviembre sacudió el número 38 de la avenida del Tenor Fleta de Zaragoza, no entrará en prisión provisional. Así lo ha decidido el titular del Juzgado de Instrucción número 5, Antonio Robledo, a través de un auto en el que también deniega la orden de alejamiento que solicitaron los vecinos afectados para impedir que el investigado regrese al edificio y provoque nuevos daños.

Como informó HERALDO, tras pasar más de tres meses en el hospital recuperándose de las quemaduras de segundo y tercer grado que afectaron al 40% de su cuerpo, el inquilino del 9º F salió del Miguel Servet el pasado mes de febrero. Al enterarse de su mejoría, el abogado Óscar Espinosa –que representa a la anciana también herida durante la explosión– solicitó la inmediata comparecencia de Carlos Roberto Román en el juzgado para que se le interrogara por lo sucedido. Máxime, cuando existe un informe del Grupo de Homicidios de la Policía Nacional que concluye que tuvo que ser él quien abrió la llave de paso y llenó el piso de gas para encenderse después un cigarro.

El interrogatorio se produjo el pasado día 9 de marzo, diligencia que el encausado aprovechó para negar haber provocado de forma intencionada la explosión que arrasó su vivienda y las de otros dos vecinos (además de causar cuantiosos daños en la comunidad). Pese a ello, basándose en las conclusiones del atestado policial, la acusación particular solicitó al juez que decretara prisión provisional para el encausado. De forma alternativa y para evitar posibles riesgos, propuso que se le prohibiera acercarse a menos de 500 metros del inmueble. A esta última petición se adhirió la letrada de la comunidad de vecinos, oponiéndose a ambas medidas la Fiscalía.

Finalmente, el magistrado se ha alineado con el planteamiento del ministerio público y ha optado por no imponer ningún tipo de medida al presunto causante de la explosión. Según refleja en su último auto el instructor,"ni por la entidad de los hechos (...) se desprendería con certeza la gravedad legalmente necesaria de la media". Va incluso más allá y explica que"tampoco la medida –de prisión provisional– podría asentarse en una fuga del investigado, que se encuentra internado en una residencia".

La Audiencia verá el recurso

El juez tampoco estima necesario encerrar al sospechoso para evitar una reiteración de hechos de la misma naturaleza o la destrucción de pruebas. En cuanto a esta última posibilidad, recuerda el magistrado que la investigación se encuentra ya en"avanzado estado".

El lamentable estado en el que quedó la vivienda que ocupaba Carlos Roberto Román –que es propiedad de su padre y no consta que estuviera asegurada– hace pensar al magistrado que el investigado no regresará por el número 38 de la avenida del Tenor Fleta. Entre otras cosas, porque al quedarse sin un lugar en el que vivir tras abandonar el hospital se le buscó una residencia en un barrio rural de Zaragoza. Por todo ello, el titular del Juzgado de Instrucción número 5 no ha estimado tampoco necesario prohibir al hombre que se acerque al bloque donde se produjo la explosión.

La acusación particular insiste en que los hechos son suficientemente graves como para acordar medidas más severas, por lo que ya ha recurrido el auto ante la Audiencia Provincial.


Etiquetas
Comentarios