Despliega el menú
Zaragoza

Los daños en cultivos provocados por las especies cinegéticas se duplican

Agroseguro recibió reclamaciones por 10.600 hectáreas en todo 2016 frente a las 5.300 del año anterior. La mayoría de las afecciones fueron provocadas por conejos.

Fernando Bermadaus y José Antonio García observan los daños en un campo donde plantaron cereal, en Épila.
Los daños en cultivos provocados por las especies cinegéticas se duplican
Macipe

Los conejos arrasan cada año cientos de hectáreas de campos de cereal y frutales por todo Aragón. Son los animales que más daños han provocado en los cultivos, aunque no los únicos. Las especies cinegéticas dañaron durante todo el año pasado 10.653 hectáreas en Aragón, casi el doble que en 2015 –cuando arrasaron 5.359 ha–. Por provincias, la más afectada por daños provocados por la fauna ha sido Zaragoza.

Según datos facilitados por la Agrupación Española de Entidades Aseguradoras de los Seguros Agrarios Combinados, las reclamaciones por daños de fauna cinegética afectaron a 7.319 parcelas en la Comunidad. Según explicó el director territorial de Aragón de Agroseguro, Juan Cruzán, "la mayoría de las reclamaciones lo fueron por fauna cinegética, y de esta, salvo una parte en la Sierra de Albarracín, se puede considerar que lo fueron por conejos".

Y las afecciones podrían ser aún mayores, ya que estos datos solo incluyen las fincas aseguradas. Hay ocasiones en las que los agricultores no cuentan con seguro y reclaman directamente a los cotos de caza o a los ayuntamientos, si estos son municipales. Además, los labradores recuerdan que cuando se dan varios partes seguidos de una misma finca, tienes complicado poder asegurarla.

Los seguros agrarios diferencian entre fauna cinegética y silvestre. Si se atiende al conjunto de ambas, el año pasado hubo daños en 12.060 hectáreas (7.142 ha en la provincia de Zaragoza, 2.914 ha en la de Huesca y 2.004 ha en la de Teruel). En 2015, las cifras fueron un 72% más bajas: en total 7.213 hectáreas de superficie (4.145 ha en Zaragoza, 2.409 ha en Teruel y 658 ha en Huesca). Dentro de los daños por fauna, la cinegética supone casi nueve de cada diez reclamaciones.

Eso sí, la superficie siniestrada por fauna supone un 17% del total de daños notificados a las aseguradoras, donde los partes por sequía y pedrisco se llevan la mayor parte, con un 35% y un 30%, respectivamente.

Por comarcas, las más afectadas por los daños provocados por la fauna –siempre según los datos facilitados por Agroseguro– han sido el entorno de Zaragoza (4.593 hectáreas), seguido de Campo de Borja (967 hectáreas). En la provincia oscense, Bajo Cinca, con 1.473 hectáreas de superficie damnificada, es la que se lleva la peor parte, seguida de la Sierra de Albarracín (1.463 ha), en Teruel.

La lista del centenar de pueblos

Municipios como Épila, Alfamén, La Muela o Pedrola se encuentran en la larga lista de damnificados por la plaga de conejos. Según los datos del Gobierno de Aragón, hay 59 municipios de la provincia de Zaragoza donde se detecta una alta incidencia de conejos. La cifra se eleva hasta 96 en todo Aragón.

Estos animales se comen el trigo y la cebada cuando empiezan a crecer reduciendo enormemente las cosechas. En los frutales, y pese a los protectores de plástico o malla metalizada que colocan los propietarios de las fincas para minimizar los daños, los conejos pelan los troncos y esto puede acabar secando los árboles porque la savia no circula.

En estos lugares, se ha ampliado el periodo hábil de caza e incluso se han dado permisos especiales para cazar tanto con escopeta como con hurones. Cotos como el de Épila han llegado a ser abiertos a cazadores de todas partes. No obstante, los damnificados aseguran que, en muchos casos, esto sigue siendo insuficiente, ya que estas especies se reproducen muchas veces al año y tienen muchas crías y en algunos lugares exigen medidas extra para atajar este problema.

En algunos municipios, como Zuera o Calatorao, las reclamaciones por los daños de los conejos en las fincas han llegado a los tribunales con denuncias cruzadas entre agricultores y cazadores. La batalla judicial por este asunto y los elevados pagos por las indemnizaciones a los agricultores hicieron que la sociedad de cazadores zufariense acabara en liquidación y, de hecho, el Ayuntamiento lleva ya tiempo trabajando para municipalizar el coto.

En las Cinco Villas organizarán batidas controladas para acabar con los daños que provocan, en este caso, los jabalís tanto en los campos como por accidentes.

Etiquetas
Comentarios