Despliega el menú
Zaragoza

Cáritas apela al compromiso y pide acompañamiento social para superar la desigualdad

Hasta septiembre de 2016 han atendido en_Zaragoza a 8.313 personas y han otorgado más de un millón de euros en ayudas

La inauguración ayer del hogar de Cáritas reunió a decenas de turolenses.
Cáritas abre un centro para que se resguarden del frío turolense familias y transeúntes
Jorge Escudero

Cáritas Zaragoza recupera en esta Navidad la importancia del compromiso social y del trabajo comunitario para superar la desigualdad. "Hacemos una llamada al cambio de actitud de cada uno para transformar entre todos la sociedad: es necesario romper los prejuicios y el rechazo a quienes lo pasan mal y tender puentes", manifestó la secretaria general de Cáritas Diocesana de Zaragoza, Cristina García. Desde la institución ponen el acento en la capacidad del ser humano de "construir un mundo mejor".

"Damos este mensaje con esperanza, porque si cada uno actuamos donde podemos, se consigue mejorar la sociedad", subrayó García. Este año, Cáritas Diocesana de Zaragoza ha atendido a 8.313 personas y a 3.252 familias, según sus registros hasta el 15 de septiembre. Y hasta el 15 de diciembre, han otorgado 7.976 ayudas económicas, que suponen un importe de 1.180.434 euros.

Lo que quieren destacar, más allá de las ayudas económicas, es la importancia del "acompañamiento". Y la institución cuenta con numerosos ejemplos de cómo el trabajo en comunidad tiene buenos resultados.

El Proyecto de Acompañamiento San Nicolás lleva a cabo un taller grupal de finanzas básicas con el objetivo de "empoderar a las personas con dificultades para que sean capaces de gestionar sus recursos y aprendan a ahorrar", explicó Juan José Santos, responsable voluntario del proyecto. Se han realizado ya dos talleres (en 2015 y en 2016) con contenidos teóricos y prácticos, principalmente para "formar a personas con muy bajo nivel cultural" para evitar que puedan ser engañadas y que "las herramientas que ven como su salvación terminen de ahogarlas", expresó, en referencia a los créditos rápidos que han supuesto el sobreendeudamiento de numerosas familias.

En Ejea de los Caballeros hace más de treinta años que un grupo de antiguos docentes, médicos, ingenieros, veterinarios o profesores que están en el paro ofrecen clases de apoyo para los alumnos de primaria y secundaria con dificultades. Hace cinco años que se coordinan con los centros escolares, de manera que los propios tutores detectan los problemas en clase y se ponen en contacto con ellos. "Los niños a los que atendemos suelen cumplir dos condiciones: carecer de recursos para poder sufragar un profesor particular –porque hay gente que se dedica a eso– y tener dificultades en el aprendizaje", indicó Miguel Ángel Izuel, uno de los voluntarios. "Atendemos a dos o tres chavales cada uno, porque lo importante es acercarse a cada caso", subrayó otro de los artífices de este proyecto, Fernando Visús..

Y también en el ámbito educativo se trabaja en el colegio Santo Domingo de Silos, en Las Fuentes. Ahí, la coordinación entre Cáritas, las entidades sociales del barrio y el colegio permite construir una comunidad "inclusiva". Según explicó Sonia Trigo, trabajadora social de Cáritas en la zona, hace tres años atendieron a 30 familias, en 2015 a 17 y en 2016, a 8. "Es la demostración de que nuestra acción ha funcionado, y ahora todas las familias tienen información de los recursos públicos que pueden demandar cuando necesitan comprar libros de texto o material escolar", explicó.

Etiquetas
Comentarios