Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

La difícil convivencia entre ciclistas y usuarios del bus

Los carriles bici que pasan por delante de las marquesinas se cuentan por decenas en al menos una veintena de calles de la ciudad, y suponen todo un foco de conflicto.

Carril bici por delante de la parada del bus. Si los ciclistas no respetan las señales de advertencias (cedas al paso, elevación de la parada...) llegan los accidentes con los usuarios que suben y bajan del autobús.
La difícil convivencia entre ciclistas y usuarios del bus
Oliver Duch

Encajar todas las piezas de la movilidad dentro del puzle del espacio público supone todo un reto que, en ocasiones, obliga a aplicar soluciones no del todo sencillas. Para responder a la creciente demanda de ciclistas y favorecer una movilidad sostenible por Zaragoza, se han instalado en la ciudad 125 kilómetros de carriles bici que ha habido que ‘encajar’ en los espacios antes reservados exclusivamente a coches y peatones.

Uno de los problemas que se arrastra desde hace años es el de los carriles bici que cruzan entre las marquesinas y la calzada donde paran los autobuses urbanos. Se cuentan por decenas en la ciudad. Uno de los primeros fue el que se instaló en el Camino de las Torres y que, precisamente, ha sido el escenario del último accidente, el atropello el pasado lunes a una mujer de 71 años. Hace años se avisó de que los carriles bici que pasan por delante de las marquesinas podían ser un problema, pero su instalación se extendió. En algunas ocasiones, por ser la única posible ante lo reducido del espacio disponible. Pese a las advertencias (hay cedas al paso y elevación del carril bici en algunos casos), hay ciclistas que no respetan las señales, provocando riesgo de accidente.

En el llamado ‘segundo cinturón ciclista’ del que forma parte el carril bici de Camino de las Torres hay más ejemplos: Marqués de la Cadena, Valle de Broto, paseo de María Agustín, Anselmo Clavé, avenida de Goya, alguno en Tenor Fleta... También se pueden encontrar en el Coso –frente al Principal–, en la avenida de Valencia, en la avenida de Madrid (junto a la Aljafería), en Echegaray y Caballero y en el paseo de la Constitución, entre otras calles.

Los conductores de autobús son testigos directos de los conflictos. El presidente del comité de empresa, Javier Anadón, cree que los carriles bici deberían pasar "por detrás de la marquesina". "La noticia salta cuando se golpea a una señora mayor y la mandan al hospital, pero hay roces con gente joven que se quedan en nada y que no se conocen", señala. Además, advierte de la ‘invasión’ del carril bici que hacen las rampas para personas con movilidad reducida cuando se despliegan en estas paradas.

En otros puntos se ha optado por soluciones diferentes. Como dicen desde el Ayuntamiento, "cada caso es diferente", y "cada diseño tiene sus ventajas y sus inconvenientes". Hay puntos donde sí se ha podido meter el carril bici por detrás de las marquesinas. Y ahora, desde Movilidad tratan de incorporar los carriles bici por el lado izquierdo de la calzada para evitar el conflicto con el autobús, como se ha hecho en el paseo de Calanda, en Franco y López o Corona de Aragón.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión