Despliega el menú
Zaragoza

Una pareja arrastra 100 metros con su coche a una vigilante que trató de impedir su huida

El matrimonio fue sorprendido hurtando en una tienda de Puerto Venecia con su hija pequeña e intentó darse a la fuga. El juez los ha enviado a prisión por robo y lesiones graves.

La violencia desplegada por una pareja que fue sorprendida hurtando artículos en un establecimiento comercial de Puerto Venecia estuvo a punto de tener consecuencias muy graves para una vigilante de seguridad. La trabajadora, en su afán de impedir que huyeran en su coche una vez descubiertos, metió el brazo por la puerta, pero los delincuentes no dudaron en cerrarla, arrancar y arrastrarla a lo largo de más de 100 metros. Fueron sus compañeros, apoyados por viandantes y el conductor de una motocicleta, quienes lograron detener el turismo interponiéndose en su camino.

Según informó la Jefatura Superior de Policía de Aragón, los hechos ocurrieron sobre las 14.40 del pasado sábado, 16 de julio, cuando el equipo de seguridad privada del centro comercial sorprendió a un varón y a una mujer que, acompañados por una niña de corta edad, iban hurtando mercancía. Concretamente, su objetivo eran los artículos electrónicos de alta gama. Los vigilantes observaron que, tras coger el producto del expositor, se lo llevaban a una zona apartada del establecimiento para poder inutilizar el dispositivo de alarma tranquilamente y sin ser vistos.

Sin embargo, esta vez la jugada no les salió bien y los vigilantes de seguridad los pillaron in fraganti. Pero cuando les indicaron que les acompañaran a la zona de oficinas para esperar allí a la Policía, el varón hizo caso omiso, echó a correr sin poder ser alcanzado y todavía no ha sido detenido.

Mientras, la mujer, que iba en todo momento con su hija pequeña, tampoco atendió las instrucciones de los vigilantes de seguridad y salió por la fuerza al exterior del establecimiento, según las mismas fuentes. En el aparcamiento les estaba esperando un vehículo conducido por otro varón, en este caso su marido, en compañía de otro hijo de corta edad.

La mujer logró subir a la menor al vehículo e intentó en varias ocasiones acceder al puesto de copiloto del turismo, pero se lo impidió una de las vigilantes que intervenía. No obstante, al final logró montarse en la parte trasera, aunque sujetada por la trabajadora. En ese instante, la mujer cerró con fuerza la puerta del vehículo, que inició rápidamente la marcha y atrapó el brazo de la vigilante con la puerta posterior derecha del turismo y fue arrastrada más de 100 metros, poniendo en riesgo su integridad y la de las personas que se encontraban en la zona, según la Policía.

La trabajadora sufrió contusiones y lesiones de pronóstico grave, aunque no se teme por su vida, y fue ingresada en un centro hospitalario de Zaragoza, según las mismas fuentes.Ignoraban el daño

Por su parte, los detenidos, identificados como Ari I. F. y Diana R. F., declararon ante el juez que no tuvieron ni voluntad ni conciencia de hacer daño o lesionar a la vigilante. Asistidos por el despacho del abogado Javier Notivoli, alegaron que no se dieron cuenta de que la habían atrapado por un brazo y de que la estaban arrastrando con el coche. De hecho, dijeron que detuvieron el vehículo cuando se percataron de lo que estaba ocurriendo.

No obstante, el juez de guardia, a petición de la Fiscalía, decidió enviarlos a prisión de forma preventiva por un delito de robo con violencia con instrumento peligroso (el coche) y otro de lesiones graves.

Etiquetas
Comentarios