Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

Los ingresos de la plusvalía siguen disparados, con un auge de la compraventa de pisos usados

Pese a las bonificaciones por herencia, en marzo se había recaudado un 37% más que en el mismo mes de 2015. El Ayuntamiento precisa que este año todavía se han cobrado operaciones de 2015 fruto de la reforma fiscal de la DGA.

Los ingresos de la plusvalía siguen disparados, con un auge de la compraventa de pisos usados
Los ingresos de la plusvalía siguen disparados, con un auge de la compraventa de pisos usados

La plusvalía se ha convertido en un auténtico salvavidas para las cuentas del Ayuntamiento de Zaragoza. Este tributo está batiendo sus registros trimestre tras trimestre debido, según fuentes municipales, a un aumento de la compraventa de pisos de segunda mano y al cobro este año de operaciones realizadas a finales de 2015, antes de que entrara en vigor la reforma fiscal de la DGA que terminó con la bonificación de Donaciones y Transmisiones. Al cerrar el mes de marzo la cifra era de 16,3 millones, un 37% más que los 11,9 de 2015 en esa misma fecha, y en abril ya se han ingresado 20,6. De seguir a este ritmo, el Ayuntamiento recaudaría unos 65 millones, 12,5 más de los 52,5 previstos.

Fuentes de Economía, además, han detectado durante los últimos meses un fenómeno específico dentro de la mayor actividad inmobiliaria: la adquisición de pisos en el centro de la ciudad para su reforma y posterior venta, con lo que se produce un doble cobro de este impuesto.

La plusvalía o impuesto sobre el incremento del valor de los terrenos de naturaleza urbana es un tributo directo que cobran los ayuntamientos ante cualquier transacción de una propiedad inmobiliaria, pero también si existe una donación, una herencia o un usufructo. En los casos mortis causa, exclusivamente, existen bonificaciones que alcanzan el 95% si el valor catastral del suelo es inferior o igual a 50.000 euros y el 50% si está comprendido entre 50.001 y 100.000 euros. Teniendo en cuenta esta medida, en Economía cuentan con una cifra de ingresos menor que la del año pasado y calculan que la parte subvencionada de esta tasa mermará la recaudación final en unos ocho millones.

Si se comparan los primeros trimestres de los últimos cuatro años, la cifra a 31 de marzo de 2016 (16,3 millones) es más del doble de lo que se recaudó en 2013 (7,2, si bien en este caso la fecha era a 27 de marzo); mientras que en 2014 la cuantía fue ligeramente superior al anterior ejercicio (8,9) y en 2015 ascendía a 11,9 millones.

En todo caso, está fuera de toda duda que el cobro de este impuesto ha sufrido un continuo aumento desde la última revisión catastral, de 2012, hasta ser el segundo en importancia por su recaudación, a considerable distancia de los demás, y suponer en 2015 casi la mitad de lo que se recaudó por el Impuesto de Bienes Inmuebles.

"Venimos notando un repunte en la actividad de compraventa, sobre todo desde mediados del año pasado", afirma Ana Sanromán, directora del área de Economía. De hecho, en 2015 la recaudación por este impuesto se disparó conforme avanzó el año, hasta los 70,7 millones, coincidiendo con el fin de las subvenciones por los impuestos autonómicos de Donaciones y Transmisiones –en la última quincena de diciembre la actividad fue frenética en las ventanillas municipales y, de hecho, en Economía sostienen que parte de la elevada cifra de este 2016 puede corresponder a recibos originados precisamente a finales de 2015–.

Sanromán reconoce que este impuesto se cobra con unos valores catastrales, que emanan de la última revisión, por encima de su precio real. "No es culpa de los ayuntamientos, tenemos que cumplir la ley y aplicar un hecho imponible fruto de la última valoración catastral, que no depende de nosotros", añade. Según fuentes municipales existen casos con riesgo de ser judicializados, y de hecho las cifras de 2015 señalan que se anularon o devolvieron derechos de cobro por 771.957 euros (frente a los mencionados 70,7 millones reconocidos).PP: "Cada vez más ingresos"

El PP se ha mostrado tradicionalmente contrario al cobro de la plusvalía en los actuales términos. Por ello, su portavoz, Jorge Azcón, recuerda que su partido ha pedido recuperar otro tipo de bonificaciones al margen de las mortis causa, que podrían aplicarse a la venta de la vivienda en función de su valor. "Es evidente que el Gobierno se vuelve a equivocar en contra de los ciudadanos, pese a lo que dijo sobre los impuestos está claro que la plusvalía sigue disparada y se trata del impuesto más injusto del Ayuntamiento", afirma.

Azcón responsabiliza a los partidos de izquierda de pedir la revisión catastral "en el peor momento, con los precios más altos" y de "no haberla recurrido a continuación", por lo que rechaza que tenga responsabilidad alguna" el Ejecutivo central.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión