Despliega el menú
Zaragoza

Los comercios zaragozanos se llenan de clientes en el sábado del Black Friday

?Muchas tiendas multiplicaron sus ventas y la afluencia fue masiva por la tarde.

Los zaragozanos aprovecharon el sábado del Black Friday para hacer numerosas compras.
Los zaragozanos aprovecharon el sábado del Black Friday para hacer numerosas compras.
oliver duch

Las tiendas y grandes almacenes de la capital aragonesa vivieron ayer una jornada redonda gracias a la reciente pero apabullante campaña prenavideña del Black Friday, que ha supuesto descuentos del 20% y el 30% en numerosos productos de electrónica, moda o perfumería en gran cantidad de comercios. La clientela, tal y como ocurrió el viernes, se volcó durante todo el día, especialmente a última hora de la tarde, y los vendedores notaron un considerable incremento de facturación. En algunos casos llegaron a triplicar e incluso a multiplicar por 10 sus ventas con arreglo a un sábado normal.

La repercusión de esta ‘fiebre’ comercial no solo se notó en los barrios, sino también en centros comerciales como Puerto Venecia: por la tarde, el acceso a seis de sus ocho aparcamientos era denso y fuentes del mismo señalaron que la afluencia de vehículos fue de algo más de un 20% (unos 31.000 vehículos frente a los 25.000 de un sábado normal).

En las principales calles del centro las aceras estaban a rebosar y muchas tiendas se encontraban repletas, con colas a la hora de pagar e incluso con problemas para moverse por dentro. En algunos comercios, como en K-tuin, el incremento ha sido "espectacular", tal y como reflejó su responsable, Fran Fuentes, quien aseguró que la facturación a las 20.00 de ayer era ya "más de diez veces superior" a la de un sábado normal y eso que el Black Friday, como su nombre indica, empezó "la misma madrugada del viernes".

Sin alcanzar cifras semejantes, algunos vendedores de electrónica de unos conocidos grandes almacenes aseguraron a este medio que ayer vendieron tres veces más televisores y otros aparatos de alta tecnología. Mientras, en las colas de caja, esperando su turno, los clientes aguardaban pacientes: "Tenía que comprarme una cámara de fotos y una tableta para diseño gráfico y no lo he dudado, me he ahorrado 100 euros", explicaba Cristina Meléndez, acompañada por un amigo.

La facturación también se disparó exponencialmente en franquicias de perfumes del centro zaragozano, así como aumentó en tiendas de moda. Pilar Gutiérrez, responsable de Adolfo Domínguez en Puerta Cinegia, no se atrevía a poner cifras al sábado, pero reconoció un incremento "muy importante" en el número de clientes, al igual que hizo Vanessa Til, de Alejandro. "He venido hoy porque ayer no pude, pero está claro que hay que aprovechar las ofertas", señalaba Nuria García a las puertas de Mango, en el zaragozano paseo de la Independencia. Entre el pequeño comercio la satisfacción es general por una tendencia "al alza", señalaron desde ECOS.

No solo se beneficiaron las tiendas: en cafeterías como New Orleans, en Zurita, apreciaron cómo entraba "el doble de clientela" que cualquier otro sábado. Hoy, este peculiar ‘viernes negro’ solo se notará en internet y eso sí, sin apenas tiempo, llegará oficialmente la campaña de la Navidad.

Etiquetas
Comentarios