Despliega el menú
Zaragoza

Desalojados por la crecida del río más de mil vecinos de Pradilla y Boquiñeni

Son más de un millar. Unas 150 personas de Boquiñeni pasan la noche en el polideportivo municipal de Luceni. Su pueblo está aislado.

El Ebro, desbordado a su paso por Boquiñeni y Pradilla
Desalojados por la crecida del río más de mil vecinos de Pradilla y Boquiñeni
Envuelo

El pueblo de Boquiñeni se ha quedado "aislado" y "vacío", después de que sus 980 vecinos hayan sido evacuados y se haya decidido romper la carretera, con el fin de que el agua del río Ebro pueda fluir hacia los campos de cultivo en lugar de entrar al núcleo urbano de la localidad.

El pueblo está totalmente desalojado, agentes de la Guardia Civil se han encargado de llamar casa por casa para que nadie se quede en su vivienda y la localidad está completamente vacía, según ha dicho el alcalde de Boquiñeni, Miguel Ángel Sanjuán.

El mayor problema con el agua del Ebro se centraba en "la parte alta del pueblo", por donde se había desbordado el río y donde estaba el mayor peligro.

Esta carretera, que hacía de barrera y a su vez embalsaba agua, se ha destrozado de forma controlada, se ha abierto un trozo de 8 metros, con el fin de que el Ebro desagüe por ese lugar y no afecte al pueblo, que está a un nivel más bajo del río.

Ahora con la carretera cortada, el peligro de que afecte el pueblo ya no es tan grande, aunque los vecinos están preocupados por lo que pueda ocurrir en las próximas horas, ha explicado el regidor, que ha dicho que "lo peor no ha pasado aún".

La mayoría de la gente se ha alojado en casa de familiares y amigos, mientras que unas 150 personas se han quedado en el polideportivo municipal de Luceni, donde efectivos de la Unidad Militar de Emergencias instalarán colchones y facilitarán a los afectados aquello que necesiten.

Están tratando "de salvar lo máximo posible el municipio", ha descrito el alcalde, que se ha mostrado agradecido por "lo bien que se han portado los pueblos cercanos", desde donde han acudido con tractores, palas, etc, para tratar de hacer frente al río.

De momento se desconoce cuándo regresarán a sus casas, pero lo que sí es cierto es que la noche seguro que no van a volver y a partir de este domingo se verá, porque primero tiene que bajar el nivel del río y después se debe de colocar un puente, o algo similar, para que se pueda pasar al pueblo, porque la carretera está destrozada y la localidad está aislada, han dicho fuentes del Gobierno de Aragón.

La carretera que se ha roto es la que va de Boquiñeni a Luceni, dos pueblos separados a unos tres kilómetros.

El regidor no recuerda un desalojo como el de ahora, ya que por ejemplo aunque en el 2013 se activó un plan de evacuación, finalmente no se llevó a efecto y es la primera vez que se tienen que ir todos.

"Ya vale la tontería, lo que hay que hacer es que los gobiernos se pongan a trabajar, da igual los colores, y se arregle la situación, para que deje de sufrir toda esta gente que tanto trabaja por sus casas y cultivos".Pradilla, también afectada

En cuanto a Pradilla, donde hay unos 650 censados, y donde la mayoría de los vecinos han sido desalojados, se ha conseguido que el río no atraviese la mota de contención situada allí, aunque se sigue trabajando.

En este punto, el nivel del río no está creciendo, pero el problema es que el caudal se mantendrá durante 12 ó 24 horas más, por lo que habrá que estar expectantes, han dicho las fuentes del Gobierno de Aragón.

En Pradilla, los vecinos se han desplazado a Tauste, otro pueblo cercano, donde la mayoría de los habitantes disponen de casas particulares, o si no se han alojado en casa de familiares o amigos.

Otra decena de personas, la mayoría emigrantes, se están realojando en el polideportivo de este pueblo, donde Cruz Roja les ha facilitado colchones, mantas etc.

La vista está puesta ahora en Cabañas de Ebro, un pueblo muy pequeño, que en principio, según las previsiones de la Confederación Hidrográfica del Ebro, el núcleo urbano no tiene porqué verse afectado por las inundaciones, aunque se está expectante a lo que pueda ocurrir, han dicho estas fuentes. 

Carreteras cortadas

Se ha cortado la carretera A-126 (Alagón-Remolinos) entre los puntos kilométricos 37 y 54, según informa la DGA. También permanece cortada la A-127, en el kilómetro 8. en dirección a Gallur. Se ha habilitado un paso alternativo.

Precisamente en Gallur, también se han tenido que desalojar algunos edificios de la parte baja del pueblo. Concretamente, "una peña y dos viviendas", comentaba un vecino de la localidad, valorando además que "la causa ha sido la entrada de agua por una mota de contención construida el viernes a base de arena, que terminó por ceder".

En Novillas, sin embargo, la tranquilidad vuelve poco a poco a la localidad después de que haya pasado la punta de la avenida y el caudal haya comenzado a bajar.

En Movera, donde este viernes tuvieron que ser evacuados los vecinos de la Urbanización Torre Urzaiz, el agua no ha llegado al casco urbano. "Tan solo en la zona de la desembocadura del río Gállego el agua desbordada ha afectado a algunos campos. En el centro de la localidad, no se corre ningún riesgo", comentaba el alcalde, Ismael Abadía.

Etiquetas