Despliega el menú
Zaragoza

Santa Eulalia subasta una casa para poder construir su residencia de ancianos

El municipio quiere mantener los servicios públicos para frenar la pérdida de población.

Santa Eulalia de Gállego quiere acabar tras diez años su residencia de ancianos.
Santa Eulalia subasta una casa para poder construir su residencia de ancianos
Santa Eulalia de Gállego

La casa que, hasta hace poco, iba a albergar el museo de Santa Eulalia de Gállego pasará a ser en unos días una propiedad particular en favor de la residencia de ancianos de la localidad. El municipio oscense, de 123 habitantes, ha querido apostar por el mantenimiento de servicios para paliar el descenso crónico de población y proporcionar a sus mayores las condiciones idóneas para que no tengan que marchar de su pueblo natal.

Para ello, el consistorio ha decidido subastar una casa de propiedad municipal de 100 años y alto valor arquitectónico e histórico con el fin de conseguir los fondos suficientes para acometer los trabajos de equipamiento de la residencia, última fase antes de su apertura. El alcalde la localidad, José Antonio Casaucau, lleva una década esperando para inaugurar el centro.

"Los últimos gastos de la residencia los vamos a asumir con la partida de los fondos Feader y lo que saquemos de la casa. Aunque podemos hacer frente a esta última fase con nuestros recursos, con la venta se podrá llevar a cabo de forma más desahogada", explica el primer edil. 

La vivienda fue adquirida por el Ayuntamiento para construir una casa-museo sobre la vida rural de los siglos XIX y XX en el Pre-Pirineo aragonés. Sin embargo, con el paso de los años se vieron obligados a cambiar las prioridades ya que el 30% de la población de Santa Eulalia de Gállego tiene más de 70 años. "Había algunas personas mayores que tenían que irse de la localidad porque ya no podían hacerse cargo de la casa ni podían valerse por ellos mismos", explica Casaucau. 

La nueva residencia tendrá capacidad para 17 personas y contará con tres plazas para asistidos, centro de día, comedor y centro médico. A su vez, las nuevas instalaciones supondrán la creación de cinco puestos de trabajo. "A través de los servicios de asistencia evitamos que la gente siga marchándose del territorio", explica el alcalde. 

Con casa y trabajo

Según un estudio elaborado por el Ayuntamiento, en la localidad hay alrededor de 30 casas vacías y en estado de abandono. Algo que el Consistorio quieren utilizar de reclamo para futuros residentes. "Estamos estudiando los mecanismos legales para que esas casas puedan ser reformadas y ocupadas por nuevos inquilinos que quieran trasladarse al medio rural", explica Casaucau. 

El entorno de la localidad y, en especial, el río Gállego atrae entre 20.000 y 30.000 turistas cada año. Por ello, desde el Ayuntamiento no descartan la posibilidad de que alguien tenga interés en adquirir la casa e invertir en las posibilidades del territorio. "Tenemos centro médico, el colegio a 7 kilómetros y transporte para ir y volver, un entorno increíble..es una buena opción para alguien que trabaje a distancia o alguien que pueda tener aquí su segunda vivienda".

El nuevo propietario se haría con una casa centenaria con detalles criptográficos grabados en piedra y forjados en madera. Además, el inmueble conserva intactas las cuadras, los graneros, la chimenea y la bodega suponiendo un buen ejemplo de arquitectura civil aragonesa del siglo XVIII aunque necesita una reforma integral. 

El plazo de solicitudes finaliza el 8 de septiembre y el 9 se subastará la vivienda.

Etiquetas