Zaragoza

​La Sierra de Santo Domingo, a un paso de ser el cuarto Paisaje Protegido de Aragón

Supondrá un revulsivo económico para las localidades de Luesia, Biel y Longás.

​La Sierra de Santo Domingo, a un paso de ser el cuarto Paisaje Protegido de Aragón
Comarca Cinco Villas

Gracias a su riqueza natural y al consenso de más de 50 asociaciones y de los plenos municipales de tres localidades, las Cinco Villas están a un paso de alcanzar la declaración de Paisaje Protegido para la Sierra de Santo Domingo. Será el cuarto de Aragón y el primero de la provincia de Zaragoza

El Gobierno de la Comunidad sacó el proyecto a información pública el pasado viernes abriendo así el plazo para alegaciones y propuestas hasta el 29 de septiembre, aunque se prevé que sea a mediados de 2015 cuando comiencen las acciones con la creación del nuevo patronato. Con él, más de 14.200 hectáreas alcanzarán la distinción de Paisaje Protegido abarcando las localidades de Biel con cerca de 6.000 hectáreas, Luesia con más de 4.500 hectáreas y Longás con más de 3.700. Todas ellas inferiores a los 400 habitantes.

"No tenemos industria, nuestro territorio se sustenta principalmente del entorno y el medio físico, y nuestro objetivo es potenciarlo para conservar la población y el empleo de nuestros municipios que vienen registrando desde hace años un descenso de habitantes", explica Jaime Lacosta, alcalde de Luesia. 

Hace cinco años que los vecinos de las altas Cinco Villas venían reclamando la consolidación de esta zona como espacio protegido. Algo que han conseguido gracias al apoyo local unánime de las instituciones, las asociaciones y los sindicatos agrícolas y ganaderos.  

La declaración de la sierra de Santo Domingo, principal fuente de riqueza para Luesia, Biel y Longás reportará importantes beneficios para la zona. José Luis Lasheras, alcalde de Biel asegura que "daremos a conocer un espacio agreste y salvaje que reúne una gran riqueza natural y por otro lado supondrá la creación de puestos de trabajo y un revulsivo para la economía de la zona". 

A día de hoy, tres lugares cuentan con la distinción de Paisaje Protegido en Aragón: las Fozes de Fago y Biniés, San Juan de la Peña y Monte Oroel, ambas en Huesca, y los Pinares de Rodeno en Teruel. Todas ellas cuentan con una inversión anual en torno a los 200.000 euros que permite la adecuación de las zonas turísticas, ganaderas y de protección animal, además de la mejora en las pistas y la señalización y por consiguiente el aumento del turismo. El paisaje también podría contar con un Centro de Interpretación y una cuadrilla forestal estable traduciéndose en un aumento de puestos de trabajo directos e indirectos. 

El director General de Conservación del Medio Natural, Pablo Munilla asegura que "las figuras de protección no solo buscan la conservación como objeto prioritario sino también el desarrollo socio económico y sostenible del entorno, que es lo que están reivindicando estos tres Ayuntamientos que ven como el sector primario está retrocediendo y que hay que buscar un valor añadido al territorio".

Desde los consistorios coinciden en que también supondrá un impulso para el sector ganadero y agrícola. Lasheras opina que "llevará consigo una adecuación de abrevaderos y vallados". El alcalde de Luesia, por otro lado, añade que "seguramente los ganaderos contarán con ayudas porque hacen una labor imprescindible para la limpieza de los montes".

Una de las zonas más vírgenes de Aragón

La Sierra de Santo Domingo, con casi 1.500 metros de altitud, cuenta con un alto valor ecológico. En ella confluyen extensiones de robles y hayedos y unas 500 especies de setas con diversidad de especies animales como la mariposa Apolo, el ciervo volador, el milano real y, sobre todo, el Quebrantahuesos, que tiene aquí su propia Zona de Protección. Además en el territorio confluyen legados históricos como asentamientos Neolíticos o de la Guerra Civil Española y entornos naturales como el pozo de Pigalo, el hayedo de la Val o el monte de Santo Domingo.

Más peticiones

Uno de los espacios que reclama desde hace tiempo una protección especial es el embalse de Mequinenza. El Mar de Aragón, con 1.200 hectómetros cúbicos, lleva años sufriendo casos de pesca ilegal e indiscriminada. Según fuentes del Seprona, anualmente se detectan entre 500 y 600 infracciones en materia de pesca en esta zona.

Hace apenas una semana, la Guardia Civil incautó más de 2.500 kilos de carpas y desmanteló una red de captura ilegal por lo que algunos partidos en la oposición como CHA reclaman su declaración como Paisaje Protegido. Según ellos, supondría concentrar todas las gestiones en un solo patronato.

Asimismo, hace cuatro meses, la Consejería de Medio Ambiente del Gobierno de Aragón rechazó la declaración de Santa Orosia y Sobrepuerto en el Álto Gállego ya que, según informaron, la prioridad se centra en la provincia de Zaragoza y Teruel ya que Huesca cuenta con la mayoría de espacios protegidos de la Comunidad. 

Etiquetas