Despliega el menú
Zaragoza

Unas ​9.000 personas han visitado la Cartuja del Aula Dei en 15 meses

La visita incluye algunas zonas cerradas al público mientras estuvieron los monjes, como las celdas.

Un momento de una visita a la Cartuja del Aula Dei
Unas ​9.000 personas han visitado la Cartuja del Aula Dei en 15 meses
Guillermo Mestre

La Cartuja del Aula Dei siempre ha sido el gran desconocido del patrimonio zaragozano. Inaccesible durante siglos para la mayoría de los ciudadanos, poco a poco estos se acercan a sus claustros y celdas para recuperar parte de la historia de Zaragoza.

Desde la ampliación del recorrido y la frecuencia de visitas en abril de 2013, unas 9.000 personas han visitado el edificio, 2.000 de las cuales acudieron el día de puertas abiertas, el 27 de ese mes. “Hay gente que ha venido por primera vez porque solo la ha visto desde la carretera, mientras que otras personas ya la conocían, porque ayudaban a los monjes o porque habían realizado una visita”, explica Marie-Laure, responsable de visitas de la Cartuja.

Los meses de verano son los más flojos, señala, aunque estos días “se está muy fresco y es muy agradable”. La cartuja está abierta los sábados, aunque es necesario reservar con antelación para formar los grupos, de un máximo de 50 personas. En ‘temporada alta’, entre septiembre y noviembre y de marzo a junio, un día puede haber hasta seis visitas, aunque en verano en ocasiones se reduce a una, a las 11.00.

La visita comienza en la portería y desde ella se accede al paseo de honor, en el que se explica cómo era la vida monástica hasta que sus habitantes abandonaron el edificio hace tres años. Después es el turno de la iglesia, en la que se pueden admirar los siete murales de Goya que se conservan y escuchar un audio sobre ellos.

El claustrillo, la sala capitular y siete de las capillas son algunas de las zonas que se permite visitar desde hace algo más de un año, a las que se une una celda conservada como cuando la utilizaban los monjes. En el claustro también se puede conocer la historia del edificio, con las imágenes de archivo y los paneles que conmemoran que el año pasado se celebró su 450 aniversario. En total, el recorrido dura entre una hora y cuarto y una hora y media.

Durante la visita, una guía de la comunidad católica Chemin Neuf, que ocupa el edificio desde 2011, explica a los visitantes el pasado y el presente de la Cartuja. “La gente tiene curiosidad por conocer nuestra comunidad y pregunta. Nosotros les invitamos a volver y a compartir una misa y el grupo de oración”, apunta la responsable de visitas. Además, entre sus proyectos de futuro está restaurar las antiguas celdas para poder acoger a familias y que estas reciban formación cristiana.450 años de historia

La Cartuja del Aula Dei fue fundada en el año 1563 por don Hernando de Aragón, Arzobispo de Zaragoza. Entre 1772 y 1774, un joven Goya realizó once escenas de la vida de la Virgen, de las cuales se conservan siete.

La salida de los cartujos de este edificio en 2011 fue la segunda de su historia. La primer sucedió en 1835, con la desamortización de Mendizábal, aunque volvieron en 1901. Durante esta época fue reconvertida en una fábrica de seda, cuyo procedimiento químico dañó mucho las pinturas. Sucesivas restauraciones han intentado devolver el esplendor a las imágenes, la última entre 2009 y 2011.

Hasta 1998 las mujeres tenían prohibida la entrada, excepto con un permiso especial del Vaticano. Solo dos lo habían conseguido: la infanta Isabel a principios de siglo XX y la restauradora Teresa Grasa. Un túnel permitió entonces las visitas femeninas, aunque restringidas a la iglesia. La decisión de los cartujos de trasladarse a otros puntos del país hizo posible que la visita se ampliase a otras zonas de la Cartuja y se realizasen todos los sábados, en lugar de uno al mes.

 Tarifas y horarios

Las personas interesadas en conocer la Cartuja deben reservar con antelación a través de su web o del teléfono 976 45 00 02, y pagar la entrada de 3 euros (1,5 euros los niños entre 7 y 18 años). Las visitas se realizan los sábados, aunque los grupos pueden acceder también entre semana, con una tarifa de 1,5 euros.

Etiquetas