Zaragoza
Suscríbete

Aceras más anchas y cruces más cortos en La Jota para poder ir andando al cole

El proyecto de Caminos Escolares ya se ha materializado en intervenciones en la vía pública.

La segunda ruta al CEIP La Jota es posible gracias a un nuevo cruce
Aceras más anchas y cruces más cortos en La Jota para poder ir andando al cole

El colegio público de La Jota fue uno de los dos centros educativos que participaron en la prueba piloto de Caminos Escolares promovido por el Ayuntamiento de Zaragoza. Por tanto, ha sido también uno de los primeros en beneficiarse de parte del presupuesto para adecuar puntos conflictivos.

Como parte del experimento, el Ayuntamiento pidió a los padres del colegio que marcasen en un plano la ruta que seguían habitualmente para llevar a sus hijos al colegio. También se les pidió que señalasen los tramos que consideraban "susceptibles de mejora".

La encuesta no se quedó en una mera anécdota y a principios de este año el Consistorio se ha puesto manos a la obra y ha demostrado que está dispuesto a actuar y fomentar rutas seguras para los escolares.

Juan Antonio Andrés, presidente de la asociación de vecinos de La Jota, explica que gracias al proyecto de Caminos Escolares, el barrio se ha beneficiado de una "sustancial" mejora.

Intervenciones

Se han acortado algunos pasos de peatones que resultaban demasiado largos y por tanto poco seguros para los niños. Además, se ha instalado un cruce con semáforo en la calle de Marqués de la Cadena. Este nuevo paso de cebra no solo beneficia a los alumnos del CEIP La Jota, sino también a los escolares que acuden a pie al colegio de Marie Curie y al instituto de Pilar Lorengar: "Por ahí pasan cada día muchos chavales que hasta ahora tenían que subirse hasta la rotonda de las piscinas para cruzar. Ahora lo tienen más fácil y directo", señala Juan Antonio.

Las ampliaciones de aceras y consecuentes reducciones de los pasos de peatones se han realizado entre enero y febrero y han afectado a las intersecciones de las calles de Mariano Malandía, Felisa Gale y Joaquín Numancia con la calle de Balbino Orensanz. "Eran pasos kilométricos y los han reducido, algo que debería hacerse en las cercanías de cualquier colegio", opina la directora del CEIP La Jota.

Como parte del proyecto, también se ha mejorado el modelo de aparcamiento en la calle de Joaquín Numancia, colindante al centro educativo. Ahora, a los dos lados de la vía los vehículos aparcan en batería en vez de en línea recta.

Segunda ruta en marcha

Gracias a estas mejoras, este mes se ha puesto en marcha la segunda ruta segura, a la que ya se han apuntado catorce niños y la cifra crece día a día, según informa Carlos Gracia, padre de una niña de quinto de Primaria de este colegio e involucrado en el proyecto desde el principio.

En la primera ruta, activa desde finales del curso pasado, están inscritos 24 chavales que acuden al colegio con chalecos amarillos acompañados por un reducido grupo de padres que los recogen en distintas 'paradas'.

El proyecto de Caminos Escolares fue concebido para definir rutas seguras desde los domicilios hasta los centros educativos, fomentando la seguridad vial y la movilidad sostenible. De momento, se ha actuado también en el entorno del colegio Sainz de Varanda del barrio de La Paz y se han comprometido con el proyecto otros seis centros de Zaragoza. En cinco de ellos ya se han realizado los estudios de movilidad.

Etiquetas