Despliega el menú
Zaragoza

En el cementerio de Torrero

Más del 61% de los zaragozanos fallecidos son incinerados

Desde 2008 hay más incineraciones que inhumaciones en el cementerio de Torrero. En lo que va de año ha habido 3.048 cremaciones (61,68%) y 1.894 entierros.

Jardín de cenizas del cementerio de Torrero
Más del 61% de los fallecidos son incinerados en el cementerio de Torrero
MAITE SANTONJA

La demanda de incineraciones sigue creciendo cada año y ya suponen el 61% del total de ceremonias funerarias del cementerio de Torrero de Zaragoza. En este año, se han realizado 3.048 incineraciones (61,68% del total de fallecidos) y 1.894 inhumaciones (38,32%), según datos del Ayuntamiento de Zaragoza hasta el 23 de octubre.

El cementerio de Zaragoza fue uno de los primeros de España en instalar un horno para incineraciones, en 1979, y desde entondes el número de cremaciones crece cada año. En 2007 se igualaron los porcentajes de inhumaciones e incineraciones en el cementerio de Torrero. Y en 2008 las incineraciones superaron a los entierros. El año pasado, del total de 6.087 personas fallecidas, 3.622 (59,60%) fueron incineradas y 2.465 (40,40%) inhumadas en el cementerio de Torrero.

En los últimos años el cementerio municipal ha ido adaptándose a esta demanda social. En 2011, se remodeló por completo el tanatorio, con cuatro hornos y velatorios más espaciosos. Y en noviembre de ese año se inauguró el jardín de cenizas, un espacio ajardinado para depositar las cenizas. En el jardín hay una zona de acceso libre y gratuito, y otra de pago en el que las cenizas pueden ser enterradas en urnas convencionales o biodegradables.

Motivos culturales

"Las incineraciones no crecen por la crisis o por motivos económicos. Es una decisión personal de las familias. Muchas eligen la incineración para poder disponer libremente de las cenizas y llevarlas al pueblo o a un lugar especial para la persona fallecida", explica Javier Plou, gestor de Desarrollo en Aragón de la funeraria Mémora.

"Una incineración es unos 400 euros de media más cara que un entierro convencional, por el coste del horno, la urna y otros complementos", sostiene Plou. El Ayuntamiento aprueba las tarifas de los servicios funerarios del cementerio. Incinerar cuesta 251,27 euros y colocar una lápida en la zona de pago del jardín de cenizas, 102,20 euros. A estas tarifas se suman los velatorios, capillas y otros servicios que ofrece el cementerio o las funerarias. Un funeral modesto puede costar unos 2.000 euros, según explican desde Mémora.

Tras la cremación, las familias pueden elegir si dejan las cenizas en el cementerio de Torrero (en columbarios o en el jardín de cenizas) o si se las llevan. En España no hay una normativa sobre el esparcimiento de cenizas y cada familia decide si las guarda o las esparce en algún lugar especial.

Etiquetas