Despliega el menú
Zaragoza

Fiestas del Pilar

Día grande de los carteristas

Los delincuentes de toda España ponen sus ojos en Zaragoza el día que más gente congrega. La Policía maneja una base de datos de 2.000 cacos itinerantes por todo el país.

La calle Alfonso, llena de paseantes durante el Pilar
La calle Alfonso, llena de paseantes durante el Pilar
A. ALCORTA

Actúan solos o en grupo, aprovechando grandes aglomeraciones para pescar una billetera, un teléfono móvil o cualquier otro objeto de pequeño tamaño pero con valor. No usan la violencia, sino que se sirven del despiste del viandante para alcanzar su objetivo. Son los carteristas y este sábado, día grande de Zaragoza, se encuentra marcado en rojo en sus calendarios.

Lo está por un motivo obvio: la capital aragonesa multiplica su población durante todas las Fiestas del Pilar, alcanzando su dato más alto el día de la Ofrenda a la Virgen, que por si fuera poco este año cae en fin de semana. La Policía Nacional maneja una base de datos de 2.000 carteristas itinerantes que se mueven por toda España y que aprovechan las fiestas de cada localidad para pasar desapercibidos entre las grandes masas de gente.

En lo que va de Fiestas del Pilar el grupo responsable de combatir este tipo de delitos en la Jefatura Superior de Policía de Aragón ya ha registrado "varias denuncias" y está realizando diferentes rastreos, aunque todavía no ha podido completar ninguna detención.

Las zonas de 'trabajo' de estos cacos en Zaragoza se centran, básicamente, en el paseo de la Independencia y alrededores, calles de Alfonso y Don Jaime. Tampoco dudan en pasarse por los conciertos, centros comerciales y, por supuesto, el acto central de las Fiestas: la Ofrenda Floral.

No existe un perfil homogéneo de los carteristas, explican fuentes policiales: "Hace años solía ser un hombre de mediana edad y bien vestido. Ahora hay tanto hombres como mujeres, de diferentes edades y nacionalidades. Trabajan tanto en solitario como en grupo, dándose cobertura entre ellos. Lo que no ha cambiado es que las víctimas suelen ser personas de cierta edad que se descuidan de sus pertenencias".

El trabajo policial que se ha venido realizando en los últimos años está ahora dando sus frutos, según las mismas fuentes: "Son delitos menores, pero con las detenciones se les va agotando, quemando para que dejen de pensar en Zaragoza como un buen destino. De hecho, venimos notado que hay grupos organizados que se saben controlados y han dejado de venir".

Cómo evitarlos

Desde la Jefatura aconsejan, durante toda la jornada de la Ofrenda, "estar atento a las pertenencias, llevar el bolso cruzado por delante y siempre cerrado, nunca a un lateral. Y los hombres es preferible que no lleven la cartera en el bolsillo trasero del pantalón o en el de la camisa, ya que son los lugares clásicos y a por los primeros que van".

Etiquetas