Despliega el menú
Zaragoza

En la plaza de Aragón

Balance positivo para despedir la Feria del Libro

Los ejemplares infantiles y de narrativa han sido los preferidos del público

Orbis Medievalis trabaja con 'facsímiles' de la época medieval y el renacimiento
Libreros y editores despiden la Feria del Libro con un balance positivo
A. E.

La 29ª Feria del Libro de Zaragoza se despide este domingo con un balance positivo, a pesar de las lluvias y las consecuencias de la crisis económica. Durante diez días, esta cita de la literatura ha reunido a más de 30 expositores, repartidos en las 52 casetas instaladas en la plaza de Aragón. Además, esta edición ha incluido talleres, presentaciones y firmas de libros, a las que han asistido alrededor de 250 autores.

"Para nosotros venir al centro de la ciudad supone un escaparate y la valoración siempre es positiva", ha explicado Carolina Peláez, de la librería El Pequeño Teatro de los Libros (barrio de Las Fuentes). En su caso mantienen la obra más vendida por segundo año consecutivo. Se trata del libro 'Del Enebro', de la editorial Jekyll & Jill, que este sábado recibió el premio al libro mejor editado en Aragón.

Otro puesto donde repiten éxito es '1001 ediciones', con el cómic de Agustina, solo superado por la novedad de este año: 'El Libro rojo de Gaspar Llamazares'. José Vicente Pinar, miembro de la editorial ha asegurado que este ha sido un "buen año", y ha recordado que una de las principales razones es la "gestión de las firmas", que "asegura" la asistencia de muchos lectores.

Los libros más vendidos han sido los infantiles y la narrativa (especialmente los 'best sellers'), y los principales compradores, las familias. Aun así, el amplio perfil del visitante ha permitido que todos encontrasen a su público en esta feria. Es el caso de la empresa Orbis Medievalis, centrada en la elaboración de 'facsímiles' de la época medieval y el renacimiento con acreditación de autenticidad, que ha conseguido acuerdos con al menos una treintena de personas.

Mejor accesibilidad

Aunque la crisis y el mal tiempo siguen considerándose la principal causa de la falta de ventas, la normalización de la zona tras las obras del tranvía ha mejorado la movilidad y el acceso a esta feria.

"El año pasado la gente no podía pasar de un lado al otro, el ruido de las obras molestaba y las casetas se nos llenaban todo el rato de polvo. En esta edición las instalaciones acompañan, lo único que ha dado problemas ha sido el tiempo", ha explicado Laura Garcés, encargada del puesto de 'Ediciones Universidad San Jorge'.

La feria continuará en funcionamiento en la plaza de Aragón de Zaragoza hasta las 21.30 de este domingo

Etiquetas