Despliega el menú
Zaragoza

Recogida de firmas

La campaña de una madre por un Día Mundial del TDAH

Luca Valentino es uno de los 8.640 niños aragoneses que padecen déficit de atención e hiperactividad. Su madre está recogiendo firmas para que la OMS reconozca un Día Mundial del TDAH y obtener así más apoyo de las instituciones.

Teresa Ibáñez y su hijo Luca, de seis años.
Una madre aragonesa pide firmas para que se reconozca la enfermedad de su hijo

Luca Valentino, zaragozano de seis añitos, es uno de los 8.640 niños aragoneses que padecen un trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH). El colegio para Luca no es como para cualquier niño. Su déficit de atención obliga a sus profesores y a su familia a hacer un esfuerzo extra en el día a día. "Con ellos tienes que ir poco a poco porque solos son incapaces de hacer un ejercicio. Nos pegamos una hora y media de reloj para hacer una ficha", explica su madre, Teresa Ibáñez.

El TDAH es un trastorno psiconeurológico, una disfuncion del lóbulo frontal del cerebro que afecta aproximadamente a 1.400.000 niños y adultos españoles, aunque menos de un 12% -según datos de la Federación Española de Asociaciones de Ayuda al Déficit de Atención e Hiperactividad, FEAADAH- están diagnosticados.

"Hay tanta desinformación en este tema que se frivoliza y enseguida se les cuelga la etiqueta de niños vagos o movidos y eso hace que vayan creciendo con una frustración", lamenta esta madre zaragozana.

A través del portal 'change.org', Teresa Ibáñez ha impulsado su particular recogida de firmas para conseguir que la OMS declare un Día Mundial del TDAH y, con ello, "dar a esta enfermedad la visibilidad que necesita para ser tratada" en las aulas.

Así pues, Teresa confía en que logrando ese reconocimiento mundial, se podría "presionar" a los Ministerios de Educación y de Sanidad para que reconocieran el TDAH como una enfermedad "que necesita un apoyo en el colegio" y remediar así el fracaso escolar de estos niños -que es de en torno al 80%-, indica.

"Dependemos de la buena voluntad de los colegios"

Por el momento, señala, "dependemos de la buena voluntad de los profesores y los centros" al no estar obligados por ley a dedicarles una atención especial.

En el C. P. Eugenio López, Luca recibe dos horas a la semana de apoyo. Su familia decidió mudarse al barrio zaragozano del Arrabal "exclusivamente por el colegio", del que habían recibido buenas recomendaciones.

"El centro tiene muy buena disposición para tratar con estos niños. De hecho, empezaron a ayudar a mi hijo antes de tener el papel oficial que le reconocía además del TDAH una dispraxia verbal", cuenta Teresa.

Por su parte, la asociación AATEDA, con sede en el Actur, ofrece una ayuda integral a niños y padres convirtiéndose en el otro gran pilar de estas familias. Gracias a Madelín -una profesora de la asociación- Luca está consiguiendo focalizar la atención cinco minutos seguidos, precisa su madre. "Si no fuera por ella mi hijo estaría mucho peor. Son niños que necesitan apoyo y ayuda desde pequeños para no ser problemáticos en un futuro y sufrir tanto las familias", puntualiza.

Creativos, simpáticos, sensibles... El futuro de los niños con TDAH -dicen los especialistas- no es más incierto que el de cualquiera. "Siempre que sean tratados, pueden llegar lejos", reconocen desde AATEDA.

La recogida de firmas para su causa se trasladará el próximo sábado, 30 de marzo, al centro de la capital aragonesa tras conseguir esta madre el permiso del Ayuntamiento para montar una mesa informativa junto a la Diputación, en la plaza de España, de 17.00 a 21.00.

Se necesitan 200.000 firmas a nivel mundial para que la OMS valore esta petición. Teresa afronta con optimismo el reto y espera alcanzar "entre todos" esta cifra que las diferentes asociaciones de ayuda a estos niños deberán presentar en junio ante el correspondiente organismo internacional en Milán. 

Etiquetas