Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

Zaragoza

Desarticulado en Calatorao un peligroso clan familiar dedicado al tráfico de heroína

La Guardia Civil ha detenido a seis miembros de una familia que se servía de un arsenal de armas para intimidar a los clientes que les adeudaban dinero.

La Guardia Civil ha detenido a seis miembros de un peligroso clan familiar presuntamente dedicado al tráfico de heroína que operaba en Calatorao (Zaragoza) y que se servían de un arsenal de armas blancas y de fuego para intimidar a los clientes que les adeudaban dinero.

Los detalles de la denominada 'Operación Patuco' han sido detallados en rueda de prensa por el jefe del Grupo Operativo de la Guardia Civil en La Almunia de Doña Godina (Zaragoza), el alférez Rubén Calle, quien se ha mostrado convencido de que la acción llevada a cabo ha dado un "golpe de muerte" a este grupo.

Los detenidos son tres hombres y tres mujeres de etnia gitana, de edades comprendidas entre los 24 y 26 años y que vendían la droga en dos viviendas que frecuentaban consumidores habituales de heroína procedentes de la comarca de Valdejalón y de la propia capital aragonesa.

Las investigaciones se iniciaron a principios del pasado mes de febrero ante las sospechas de que este grupo familiar, con antecedentes todos por delitos contra la salud pública, pudiera dedicarse al tráfico de heroína.

Durante la investigación, los agentes pudieron comprobar que los sospechosos llevaban un nivel de vida "desahogado", con televisiones de plasma en sus viviendas de más de cincuenta pulgadas y coches de alta gama.

La operación culminó la jornada del jueves con la detención de los presuntos traficantes y el registro de las dos viviendas, en las que los agentes localizaron 26,6 gramos de heroína susceptibles de ser mezclados para incrementar el número de dosis, así como 30 gramos de anfetaminas, 1,3 de cocaína, dos básculas de precisión y un invernadero preparado para el cultivo de marihuana.

Además, incautaron una escopeta de cañones recortados, un rifle, tres pistolas modificadas, un cuchillo, una espada, ocho catanas, una navaja, tres bastones de castigo con pinchos en su extremo y trece cajas de cartuchos.

El alférez Calle ha explicado que la escopeta y el rifle que guardaban en su poder los miembros del clan procedían del mercado negro y fueron sustraídas en Andorra (Teruel) y en Zaragoza.

Ha comentado que los clientes de este grupo eran consumidores habituales de heroína, una droga "residual" en la actualidad que genera una gran dependencia física y psíquica a las personas dependientes.

El responsable de la investigación ha destacado que los miembros de la red, en la que las mujeres ocupaban un lugar similar en responsabilidad al de los hombres, habían ocultado la droga en diversas oquedades de las viviendas, hasta en el hueco de la pata de una cama.

Al parecer, los consumidores de esta droga no sólo pagaban con dinero las dosis sino con diversos productos y materiales que ofrecían a la banda como pago.

En relación a las armas, el alférez ha comentado que los detenidos podían utilizarlas para intimidar a clientes que no hubieran pagado sus deudas.

Los detenidos han pasado a disposición del titular del Juzgado de Instrucción número 2 de La Almunia como presuntos responsable de delitos de tráfico de drogas, tenencia ilícita de armas y pertenencia a un grupo criminal organizado.

Etiquetas