Zaragoza

Movilidad urbana

El paseo de la Independencia amanece con un carril bici

Esta madrugada se ha señalizado una zona de circulación sugerida para las bicicletas por la acera, entre las dos hileras de tilos. Los ciclistas están contentos y los peatones creen que aumenta la peligrosidad.

Carril bici en Independencia
Carril bici en Independencia_3
HERALDO.ES

El Ayuntamiento de Zaragoza ha decidido ejecutar la polémica medida que ya había anunciado para regular el tráfico de bicicletas por el paseo de la Independencia, que este lunes ha amanecido con rastros de pintura fresca. Esta madrugada se han pintado carriles bici sugeridos en ambas aceras de esta vía, entre las dos hileras de tilos, que en la plaza de Aragón discurren por un lateral de la calzada.

A diferencia de un carril bici al uso, se trata de zonas de circulación sugerida, por las que los peatones siguen teniendo preferencia y pueden cruzar por cualquier punto. Los dos nuevos carriles -uno por cada acera- son bidireccionales y tienen una anchura de 2,5 metros, mientras que los de un solo sentido duelen medir 1,30. 

Los ciclistas, que en la acera deben ceder el paso a los viandantes, también pueden circular por la calzada, donde se han pintado espacios de adelantamiento para bicicletas. De esta forma, también se pretende fomentar el paso de estos vehículos por el asfalto permitiendo a los ciclistas adelantar al resto de vehículos cuando se encuentren detenidos en un semáforo.

"Algún accidente veremos"

El nuevo carril bici protagoniza este lunes la mayoría de los comentarios de quienes pasean por Independencia. Los peatones se muestran muy críticos con la medida, mientras que entre los ciclistas la opinión generalizada es que mejora la situación anterior. 

"Se respeta todo menos el reglamento de circulación", han dicho a su paso por la plaza de Aragón una pareja de jubilados muy críticos con el nuevo carril. "Las bicicletas entran y salen del carril cuando les da la gana. Agún accidente veremos", han añadido.

Otros peatones han indicado que ven negativo que el carril discurra prácticamente por el centro del paseo. "Lo mejor hubiera sido que el carril se pintara a un lado", ha opinado Paco Aso. Este zaragozano, que este lunes ha recorrido el céntrico paseo, ha considerado que la convivencia bicicletas-peatones se mejoraría con "más respeto por parte de los ciclistas y que todas estuvieran matriculadas. También que vayan todos con seguro".

Se cuentan por decenas los peatones que caminan sobre el carril sugerido. Unos porque ni siquiera se han dado cuenta de que está ahí --"apenas se ve, mejor que lo hubiesen pintado de otro color", comentaban algunos-- y otros para reivindicar ese espacio como peatonal. "Con lo que costó hacer esto, un paseo para que la gente pudiera caminar, se lo han cargado", ha dicho un peatón que caminaba a medio día entre las líneas discontinuas. 

Los ciclistas, más seguros

La opinión entre los ciclistas cuestionados es muy distinta. El colectivo ha acogido la medida de buena gana, a juzgar por el considerable número de ciclistas que circulaban este lunes por la mañana por el carril, espacio que abandonan cuando algún peatón cruza o se queda parado sobre él, una situación que se da sobre todo en los alrededores de los semáforos. 

Los ciclistas coinciden en que este carril favorece su seguridad y también la de los peatones. "Ahora sabemos por donde tenemos que ir y aunque también tenemos que ir con mucho cuidado, es más seguro que ir sorteando a las personas por el paseo", ha comentado un ciclista. 

"Personalmente me siento más seguro por este carril que por la calzada, porque ahí aumentan las probabilidades de accidentes con coches", ha valorado otro ciclista, que se ha mostrado contento con la medida tomada por el Ayuntamiento, al que ha animado a realizar la misma operación en otras vías de la ciudad. 

 "El carril está muy bien. Lo esencial es ir respetando a los viandantes y que ellos nos respeten a nosotros", ha valorado otra persona que hacía uso del servicio Bizi.

Etiquetas