Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

En Zaragoza

Desalojados más de 150 vecinos ante la crecida de los caudales

Los barrios afectados han sido Movera y Peñaflor. En este último se espera que algunos vecinos decidan volver a sus casas a lo largo de esta noche

Una familia desaloja su casa en Peñaflor
Desalojan decenas de casas en Peñaflor por la crecida del Gállego
ALBA ESCOBAR

El desbordamiento del río Gállego, por las precipitaciones caídas en los últimos días, y la crecida del Ebro ha obligado hoy a desalojar a unas 150 personas de urbanizaciones situadas en la margen izquierda de sus cauces en los barrios rurales de Peñaflor y Movera, en Zaragoza.

Por la mañana, decenas de viviendas cercanas a la orilla del Gállego, en la urbanización 'Peña Soto Ortiz' de Peñaflor se han desalojado de manera preventiva ante la crecida del río. A lo largo del día alrededor de 80 personas se han visto obligadas a buscar refugio en casas de amigos y familiares. Ninguno de ellos ha necesitado quedarse en el centro polideportivo habilitado para la ocasión. 

La punta de la crecida, que se esperaba para esta tarde, ya ha cesado, y el caudal del río ha empezado a bajar. De esta manera ha dejado de filtrarse el agua del río a través de la mota, que se encontraba parcialmente rota desde las riadas del pasado otoño, momento en el que también se vieron afectadas algunas de estas viviendas. Por esta razón, se espera que algunos vecinos vuelvan a sus casas a lo largo de la noche, sobre todo aquellas familias que vivían de forma permanente en las urbanizaciones desalojadas, como han informado fuentes oficiales.

Por la tarde se ha tenido que desalojar a otras 70 personas de la urbanización "Torres Urzaiz" en el barrio rural de Movera. De ellas, tres menores y cuatro adultos no tenían otro lugar donde alojarse y han necesitado de la ayuda del área de Acción Social del Ayuntamiento.

De ellos, una mujer y tres niños han sido trasladados al albergue, otro adulto tenía horario de trabajo de noche y los dos restantes se alojaron en una caravana, han informado fuentes del Ayuntamiento de Zaragoza. Asimismo, en el distrito de Santa Isabel los propietarios de granjas de animales, entre ellos de caballos, los han trasladado a otros lugares.

Los trabajos, desde primera hora de la mañana

El operativo ante la crecida del río Gállego se ha puesto en marcha a primera hora de la mañana y ha estado integrado por Bomberos, Policía Local, Protección Civil y Guardia Civil y permanecerá durante los próximos días vigilando el cauce.

Desde las 8.00 horas de este domingo, los Bomberos han patrullado esas zonas, primero en Peñaflor, para advertir a las personas que viven en casas cercanas al cauce de la margen izquierda del Gállego ante el riesgo de inundación por la crecida del río. Posteriormente, ha sido la Policía Local la encargada de vigilar que no quedara nadie en sus viviendas, algunas de ellas habitadas de manera permanentemente y otra sólo durante los fines de semana.

Y es que según las mismas fuentes en esos barrios rurales existen varias motas de protección, pero por las dos de Peñaflor, que se encontraban dañadas por anteriores riadas, el agua se ha filtrado lentamente.

Por su parte, las misma fuentes del Ayuntamiento de Zaragoza han informado de que se ha tomando esta decisión de manera preventiva.

La punta de la crecida del Gállego, según los datos del Sistema Automático de Información Hidrológica (SAIH) de la Confederación Hidrográfica del Ebro, ha pasado por Zuera a las 12.00 horas con 452,48 metros cúbicos por segundo, y una altura de 3,07 metros.

Etiquetas